Limpieza energética del Hogar el 21 de Septiembre de 2020

Etiquetas

, , ,

Limpiador multiusos casero de vinagre y naranja | sloyu.com

@addais El 21 de Septiembre es el equinoccio de otoño para el hemisferio Norte, tiempo de reconocer nuestra sombra y reflexionar acerca de nuestras energías, limpiar lo que no nos trae beneficio y agradecer lo aprendido.

Para el hemisferio Sur es el equinoccio de primavera, tiempo poderoso en el que podemos planificar y revisar nuestras metas o nuestros deseos que queremos manifestar en los días por venir.

En ambos casos, es el momento de limpiar nuestros espacios y nuestro ser. Dejando fluir a la Naturaleza en comunión con nuestra energía maravillosa. Por tanto, haremos esta limpieza energética del hogar, estemos en el hemisferio Norte o en el hemisferio sur.

En este mismo instante que lees esta publicación, consigue los siguientes materiales:

Cascaras de cualquier cítrico que tengas a la mano (limón, naranja, mandarina, lima, etc.)

Vinagre blanco

Un atomizador o aspersor

Un frasco de vidrio con tapa.

Procedimiento:

En el frasco de vidrio, coloca las cascaras de cítrico, tantas como quepan en el frasco. También puedes colocar cascaras de cítricos variados. Luego añade el vinagre hasta llenar el frasco, tápalo y guárdalo en un lugar que sea oscuro y de poca movilidad.

Lo dejaras allí, sin mover hasta el día 21 de Septiembre a las 12 del mediodía. A esa hora, abre la tapa de frasco, coloca tus manos sobre la preparación sin tocarla y dices:

“¡Espíritu de la Creación, paz profunda del corazón del hombre!

Encuentro aquí y ahora un cielo infinito de calma y de serenidad.

Invoco con certeza de fe para conseguir en mi mente la paz y bienestar merecido

Ven, Espíritu divino. Serena mi mente, mi cuerpo y mis espacios.

Lléname de alegría y limpia todo lo discordante aquí y ahora.

Que nunca pierda tu horizonte de amor y que el fruto de tu paz sea mi mejor testimonio.

Déjame sentirte y vivirte como presencia de PAZ INTERIOR.

Amén.”

Luego coloca la preparación en un atomizador o aspersor, te paras en la puerta de entrada del espacio a limpiar, recibes la bendición de la Creación y comienzas a rociar todas las habitaciones dando gracias por lo que está sucediendo. Finalizas nuevamente en la puerta de entrada y agradeces este instante santo.

Si queda mezcla, la riegas en la parte externa del lugar y das la bienvenida a las nuevas vibraciones del Universo. @addais