Etiquetas

, , , , , , , , ,

En el misticismo druidico de los eclipses constituían fenómenos espectaculares y terribles, que ocurrían cuando Celi (cielo) tenia una unión mística con la Luna, esa es la razón por la cual se estudiaron con tanto interés estos fenómenos.
Los Druidas consideraban todos los eclipses como una reiteración de las fuerzas regeneradoras de las energías espirituales del universo, aunque en los documentos astrológico antiguos se consideraban inicialmente a los eclipses como un «mal», posteriormente adquirieron un matiz mas acorde y es así como encontramos eclipses cargados de buenas energías y eclipses cargados de malas energías, dependiendo que significara una ganancia o una perdida, y se vinculaban generalmente a los acontecimientos nacionales.
Esta tradición tiene su base en dos historias sobre el origen de la creación, aunque debo reconocer que existen otros mitos paralelos en el que se supone «La Oscuridad» precedió a «La Luz».
Por ejemplo es bien conocido en relato de la Biblia donde se hace mención a Lilith, cuyo nombre significa «noche» y que fue la primera esposa de Adán. En el Talmud, Lilith se pelea con Adán, lo abandona y es perseguida por tres ángeles que intentan convencerla para que regrese y se convierta en madre de la humanidad, pero al parecer esas no eran las aspiraciones de Lilith.
Mas tarde sus celos insanos por la nueva esposa de Adán, Eva, la hacen volver y tomar venganza, instigando a Caín en contra de su hermano Abel.
En el mito céltico de la oscuridad y la luz de Ceridwen son tres gotas vertidas del Caldero Sagrado las que transforman a Gwin de un niño mortal en una deidad solar conocida como el dios bardo Taliesin. El nacimiento de Taliesin no fue del agrado de la gran diosa lunar, que hundió al recién nacido en las aguas del océano. Tanto al Sol  como a la tierra se les veía como divinidades donadoras de vida; pero Ceridwen fue la madre primordial, la diosa lunar cuyo poder, como el de Lilith, incorpora el aspecto mas místico y oscuro de lo femenino.