Etiquetas

, , , , , ,

Por @nathywork03

Lugh es uno de los dioses más importantes y venerados en la cultura celta.  Es conocido como un Dios bondadoso y bastante agradable. Durante su juventud aprendió muchas aptitudes y habilidades, convirtiéndose con el tiempo en el dios de todas las Artes y Oficios, además de ser un excelente guerrero y hechicero.

Era dueño de una gran lanza con poderes mágicos capaz de irradiar un potente fuego que podía terminar con todos sus adversarios en cuestión de segundos. También dicen que era dueño del arcoíris y de la Vía Láctea, conociéndose a esta última como la cadena de Lugh.

Lugh es el nieto de Balar un dios Femoré que han catalogado como el dios de los demonios o de la muerte, pero, Balar tenía un ojo en la frente y otro detrás de su cráneo, el cual se decía que era su arma poderosa, un ojo maligno que aunque normalmente estaba cerrado cuando lo abría, se convertía en una auténtica mirada mortal capaz de acabar con cualquier vida.

Según la leyenda celta, una druida anunció a Balar que su propio nieto le daría muerte. Ante esta predicción Balar, decidió encerrar a su hija en una torre de cristal llamada la Torre del Mar y tomó a 12 nodrizas que serían las encargadas de su cuidado.

A pesar de sus esfuerzos Balar no pudo evitar que su hija quedara embarazada de Cian, dios sanador de los Tuatha Dé Danann y enemigo de los fomorianos. Así, la joven hija de Balar dio a luz a 3 niños.M, pero él al enterarse de esto mando arrojar a los niños al mar para que se ahogaran, pero Lugh logró sobrevivir.

El joven Lugh fue acogido durante un tiempo por el dios Danann.

Lugh finalmente se convierte en rey de los Tuatha Dé Danann y lidera la Batalla de Mag Tuired (Moytura) contra los fomorianos, que son liderados por Balar. En esta batalla Lugh se enfrenta a Balar y lo mata lanzando una lanza hecha a mano a través de su ojo. El ojo de Balar destruye el ejército de Fomorian.

Se dice que la lanza no fue lo que destruyó a Balar sino que fue su propio ojo que al voltearse hacia él siguiendo la lanza se autodestruyó con su propia arma mortal, pero de esto hay muchas versiones, lo que sí es cierto es que la profecía se cumplió al final.