Etiquetas

, , , , , ,

Por @nathywork03

En el norte Mabón, en el sur Ostara, ambos marcan el equinoccio. Mabón el otoño que es conocido como la fiesta de las segundas oportunidades y donde se recibe la última cosecha antes de comenzar el próximo invierno y la infertilidad de la tierra, este año se celebra el 22 de septiembre. Ostara el inicio, la primavera donde los proyectos se siembran y se da intención para verlos crecer y materializarse, este año entra el 23 de septiembre.

En ambos los rituales son muy similares, se bendicen las semillas y se trabaja la prostepridad, con ellas se hacen cuencos con 7 granos de diferentes tipos y se colocan en las casas, oficinas y negocios. En Ostara se usan las semillas para la siembra de proyectos, quejó es más que sembrar una semilla, darle una intención y conectarte con la naturaleza para ver cómo se desarrolla tu proyecto durante la primavera y el verano que luego dará sus frutos en Ostara donde se recoge la cosecha que será repartida, almacenada y reinvertida.

En Ostara se hacen los huevos para celebrar la fertilidad, en ellos se ponen buenos deseos y se regalan.

En Mabón se reflexiona acerca de todo lo que hemos logrado hasta ahora, lo que hemos aprendido y lo que hemos obtenido de nuestra siembra, se agradece a la madre y al padre las oportunidades y se hacen planes para administrar bien las ganancias. Es una fiesta de introspección. En ambas fiestas se hacen muñecas de trigo o de maíz para atraer a la abundancia.

En Mabón se rinde homenaje a Mab, la reina de las hadas y se guarda a los elementales para que descansen durante el largo invierno.

Ostara es una fiesta de luz se hacen colonas de flores para celebrar la primavera, se usan colores alegres en la decoración.

Mabón es una fiesta oscura, sus colores son otoñales; amarillo, marrón. Se rinde honor a los antepasados. También es momento de agradecer a la tierra por toda la cosecha.

Para ambas fiestas se hacen velas de altar y se coloca el símbolo de la celebración.