Te sientes pesado? No duermes bien? Sientes que las cosas están detenidas o estancadas? Tienes un comportamiento extraño, a la defensiva siempre? Te sientes agotado todo el tiempo? Se caen tus planes?

Este post es para ti porque estás energéticamente sucio y desequilibrado, hay energía en tu entorno que no son propias y esas energías hacen una capa que recubre tu cuerpo y no permite que las cosas fluyan.

Siempre decimos que las energías son como las bacterias, se pegan rápidamente.
Los más vulnerables son los que normalmente son pesimistas y viven quejándose por todo, porque esos absorben y destilan su mala vibra y van pegándosela a todos los que están a su alrededor.
Esta semana estaremos publicando diferentes rituales de limpieza, pero antes de hacer cualquier cosa debes reconocer si en ti o en tu entorno hay energías que no te corresponden, que no son propias y que sin querer habías dejado que te absorbieran al punto de que te dominan tanto que crees que estás bien cuando no lo estás y no eres tú mismo.

Si en el siguiente cuestionario te identificas con alguna de estas situaciones tienes que hacer algo y limpiarte:
Estás muy pesimista y vives en la queja
No te provoca hacer nada, ni siquiera lo que siempre te ha entusiasmado.
No puedes dormir bien.
Estás cansado todo el tiempo.
No se da nada de lo que planeas.
Sientes que estás estancado.
Todo se daña a tu alrededor.
No reaccionas a situaciones a las que normalmente reaccionarias.

Después de reconocer que de verdad no estás bien lo primero que debes ver es que aspecto es el que está peor o estancado, luego debes comenzar por tu casa y limpiar físicamente, cambia los muebles de lugar y así mover las energías.
Puedes comenzar con usar un incienso de sándalo, eucalipto, menta, yerbabuena, sahumerio o palo santo para ir limpiando y liberando tu casa.
Puedes poner en remojo hojas de ruda y echarle a tu casa esa agua como último coleto.
Y para ti, un baño con sal marina, la sal siempre limpia. Tomas sal y te la pasas por todo el cuerpo pidiendo que te limpie de las malas energías, de todas las energías ajenas a ti, luego te bañas como normalmente lo harías.