Etiquetas

, , , , , , ,

por @virginiaescobar

Una de las cosas en las que se comienza a trabajar es en la preparación de la tierra después de la época de invierno, en muchas tradiciones se derrama leche en la tierra como parte de la ofrenda para que sea fértil.

En el siglo XXI nos arreglamos para no perder esa hermosa tradición y en una caja o hermosa maceta colocamos tierra fresca, la cual la enriquecemos con conchas de mandarina o naranja para atraer la prosperidad y llamar a los caminos abiertos, el eucalipto, el pino o la menta seca nos ayudarán a mantenernos centrados limpios y fluidos, una pizca de sal previamente bendita  nos conectará principalmente con la diosa. Algunas personas les gusta agregar esencias naturales o aserrín de colores para llamar a la vida (flores germinando), al renacimiento y a la alegría.

Esta tierra se ara (se mueve) diariamente mientras visualizas el terreno abonado para tus proyectos, planes o metas, la época de la siembra será en Marzo, cuando llegue el momento de la siembra.

La noche de Imbolc (1ero de Febrero) se coloca sobre esta tierra unos cubos de hielo y esperamos que se derrita. El hielo representa los obstáculos que mantienen congelados nuestros proyectos y al derretirse el hielo estamos invocando la fuerza que necesitamos para venderlos.

También se coloca una o varias velitas (pequeñas) sobre la tierra, esa vela nos representa a nosotros,  a nuestra llama y fuerza que poco a poco derrite el hielo que tenemos alrededor.