Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Por @virginiaescobar

La invocación para bajar la Luna es una de las experiencias más potentes que puede tener una bruja o mago. La Luna y la Diosa son lo mismo,  y al centrar la atención en la luz de la Luna y sentir como brilla a través de tu cuerpo, es sentir a la Diosa dentro de ti.

Las brujas y magos desde tiempos antiguos eran capaces de experimentar la energía de la Luna, y al hacerlo caían en una especie de trance.

El Ritual más conocido es aquel el que un Sumo Sacerdote realiza la invocación,  mientras la Suma Sacerdotisa se conecta con la energía de la Luna, desde ese momento la Sacerdotisa se convierte en la cabalizadora de la Diosa.

Algunos magos o brujas trabajan con diosas de una cultura en especial, y en ese caso la invocación de la Diosa Lunar seguirá un ritual específico. Sin embargo debemos tomar en cuenta la fase lunar a la hora de hacer el ritual,  ya que la misma determinará la energía de la Diosa en ese momento.

Luna Nueva: Para crear, fecundar o iniciar.

Luna Creciente: Para todo aquello que necesita desarrollarse,  evolucionar o crecer.

Luna Llena: Para consagrar, ejecutar, hacer realidad, inaugurar.

Luna Menguante: Para disminuir, desintoxicar, limpiar, purificar.

Luna Negra: aunque muchas brujas o magos no les gusta trabajar en esta Luna, es el momento ideal para el trabajo con las Diosas oscuras.