Etiquetas

, ,

Por @nathywork03

Esta tradición ha traspasado fronteras, cuando cumplimos años el reto es pedir un deseo y soplar todas las velas del pastel para que ese deseo se cumpla.

La idea es que al soplar se apaguen todas las velas porque si alguna queda encendida ese deseo no tiene ninguna posibilidad de cumplirse o por lo menos eso es lo que la mayoría piensa.

Resulta que soplar es lo que se llama «el aliento de la bruja» y este lo que hace es destruir.

A cuántos se les ha cumplido el deseo de cumpleaños???

Cuando soplamos la vela destruimos el deseo, por eso lo ideal es apagar la vela con los dedos y guardar la vela, que por cierto está cargada de los mejores deseos de todos los que con alegría cantaron el cumpleaños feliz, para encenderla en la intimidad, donde podremos darle fuerza a nuestra petición.

Ahora si verás cómo tus deseos de cumpleaños se cumplirán.