Etiquetas

, , , , ,

Por @virginiaescobar
Realmente todos nacemos psíquicamente aptos para ejercer las mancias, sin embargo es nuestra educación y cultura la que determina si la desarrollamos o no.
Sin embargo existen herramientas que de una manera u otra nos ayudan a activar o levantar cualquier velo que nos este colapsando eventualmente.
Aceite de Nuez Moscada y Anís.
Para prepararlo necesitarás aceite neutro (Aceite mineral) aunque también puedes utilizar parafina o en último caso Gliserina, siete nueces moscadas, una cucharada de semillas de anís, un envase de vidrio con tapa (la misma no puede ser roja) un buen trozo de tela oscura.
Preparación.
Los aceites para las mancias se preparan de noche, a la luz de la Luna (cualquier luna). Se introducen en el frasco las 7 nueces moscadas la cucharada grande de semillas de anís, se coloca aceite hasta que las mismas queden totalmente cubiertas, se cierra el frasco y se coloca cerca de una ventana para que absorba las energías de la Luna.
Se recita el siguiente hechizo:
«Luna Llena, Luna Madre
Luna Hermosa, Luna Hechicera
Activa aquí y Ahora la magia,
Mi Magia, tú magia.
Grande Ariadna activalo ya.
Awen!»
Antes de amanecer se retira el frasco de la ventana,  de modo que no reciba la energía ni la luz del sol. Se envuelve con un trapo oscuro procurando que el contenido no reciba luz y se guarda en un lugar seco y oscuro, como por ejemplo el fondo de un armario por tres meses.
El aceite de anís nos ayuda a conectarnos psíquicamente antes de consultar los oráculos, tres gotas serán suficientes para que logremos dicha conexión. La nuez moscada por su parte estimula la clarividencia.
Algunos magos o brujas le agregan acacia y casia, pero desde mi experiencia personal el suficiente con la receta original.