Etiquetas

, , , ,

Por @virginiaescobar
Existe la falsa creencia de que si te mantienes lejos de la gente que tiene gripe, no te mojas o evitas los cambios violentos de temperatura jamás te dará gripe, pero eso es solo parte de una realidad. Porque cuando estamos tristes o excesivamente preocupados nuestras energías bajan, al igual que nuestras defensas, es entonces cuando cualquier microbio puede hacer fiesta en nuestro organismo.
Es cierto que debemos cuidar nuestro organismo y no exponerlo a situaciones extremas o peligrosas, pero nuestro estado de ánimo también influye directamente en la prevención y recuperación de enfermedades. Por lo tanto no podemos permitir que los problemas o retos a superar hagan con nosotros un mar de preocupaciones porque no contaremos con energía y la salud que necesitamos para enfrentarlos.
La resistencia a los cambios también generan bajones energéticos muy grandes, pero partimos del principio que todo cambio es para que evolucionemos podemos comenzar por eliminar creencias erróneas y alinearnos a la constante evolución de nosotros mismos y de nuestro entorno.
Practicar afirmaciones constantemente nos llevará a creer en ellas y a hacerlas realidad, por eso les propongo incluir dentro de su sistema de creencias la siguiente afirmaciones:
«Yo cuido adecuadamente mi cuerpo y mi mente, y mis defensas naturales son tan fuertes que ningún virus puede desequilibrar mi salud »
Aunque también existen afirmaciones más cortas, tales como: «Yo soy sano» «Yo nunca me enfermo»