Etiquetas

, , , , , ,

Por @virginiaescobar
La Tierra, sin nosotros saberlo hasta hace poco emite señales al exterior de forma natural mediante las descargas eléctricas, al igual que lo hacen otros planetas con tormentas eléctricas y atmósferas similares a las nuestra.

Las tormentas eléctricas causan multitud de efectos en la atmosfera uno de ellos es el llamado resonancia de Schumann sobre el que nos acabamos de llevar una interesante sorpresa.

En determinados momentos llegan a producirse hasta 2.000 tormentas eléctricas en la Tierra de manera simultánea, generándose unos 50 rayos por segundo. Cada uno de ellos crea ondas electromagnéticas que empiezan a circular alrededor del planeta, quedando encapsuladas entre la superficie terrestre y el inicio de la ionosfera de la atmósfera situado a unos 60 kilómetros de altitud. Entonces ocurre la magia: algunas de esas ondas, si tienen la longitud de onda justa, se combinan aumentando su fuerza para dar lugar finalmente a un latido atmosférico de gran energía, el conocido con el nombre de resonancia de Schumann.

Recientes mediciones tomadas por el instrumento Vector Electric Field Instrument (o VEFI) de la NASA, que viaja a bordo del satélite Comunication/Navigation Outage Forecast System y sirve para medir campos electromagnéticos, ha detectado trazas de la resonancia de Schumann en el espacio exterior. Toda una sorpresa, ya que como venían corroborando todos los modelos de la resonancia de Schumann, las ondas de la misma deberían estar enjauladas entre el suelo y la ionosfera.

La novedad es que se acaba de conocer que la frecuencia de la Tierra y el tiempo se aceleran. Por primera vez en la historia humana, la resonancia Schumann ha subido a 36 Hz y eso está provocando cambios y molestias a los humanos y en general a todos los seres vivos del planeta.

Algunas personas se están dando cuenta de que el tiempo se está acelerando, lo cual puede ser un resultado de la creciente frecuencia a esta tasa. La conciencia humana está afectada por el campo magnético de la tierra y las alteraciones en su interior.

Como seres humanos tenemos potencialidades extraordinarias y apenas hemos comenzado a estudiar y mucho menos entender, los regalos creativos, las intuiciones y talentos que son impredecibles o emergentes y que pueden estabilizarse en las generaciones venideras facilitando nuestro potencial para la curación, el crecimiento y la comunicación no local.

Se dice que la frecuencia Schumann está en sintonía con las ondas alfa del cerebro humano y con los estados theta, por lo tanto puede ser que esta aceleración se sienta a menudo como si el tiempo se hubiera acelerado y los eventos y los cambios en nuestra vida ocurrieran con más rapidez”.

En otras palabras, la Tierra está cambiando su frecuencia vibratoria y tal vez nosotros lo estamos haciendo también. Esta puede ser una de las muchas señales de que “estamos despertando”.

Esta aceleración puede hacer que tengamos problemas con los ciclos de sueño, nos sintamos más cansados, con mareos, depresión, e incluso extraños al levantar nuestras propias frecuencias para estar más “en sintonía” con la Nueva Tierra. La adaptación no siempre es un proceso fácil, pero hay que tener en cuenta que todo es parte de su propio despertar”.

En un próximo artículo les daremos algunas sugerencias para armonizar tú cuerpo y tu campo vibratorio a las nuevas frecuencias de la Tierra.