Etiquetas

, , , , , , ,

La Leyenda de San Isidro Labrador.

Cuenta la leyenda que en Madrid se vivió una gran sequía y que los campos morían lentamente a causa de la misma.

Es así como Isidro, un ferviente católico que rezaba todas las mañanas antes de ir a trabajar, golpeó con una vara unas rocas y de ellas brotó milagrosamente un generoso riachuelo.

Ese es el agua que aún hoy se conserva, como una fuente, en su ermita y los devotos van a beber y llenar con ella garrafas y botellas.


Esta relación con el agua es característica de San Isidro, a quien aún hoy en día se saca en procesión los 15 de Mayo para que haga llover cuando la sequía sea extrema.

Se le atribuye el poder de hacer llover, pero también el de parar la lluvia, por eso la famosa frase: «San Isidro Labrador quita el agua y poner el Sol»

Al morir Isidro, le enterraron en la iglesia de San Andrés y cuarenta años después, se le exhumó y se descubrió que su cuerpo estaba incorrupto, lo que extendió peticiones de santidad.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XVII cuando, tras haber curado la presencia de sus restos milagrosamente al rey Felipe III, se inició el proceso que llevaría a su santidad.