Etiquetas

, , , ,

Por @nathywork03

Las antiguas religiones siempre han celebrado los ciclos de la luna, tomando en cuenta su poder en cada face y generando así fiestas asociadas a esas energía para aprovecharla al máximo.

El cuarto día de la luna llena de abril en China se celebran fiestas en ríos y lagos, donde se hacen procesiones con barcos, flores y dragones para dar una bendición a la vida de todas las personas que viven en las aldeas y con las flores expresar buenos deseos y buenos augurios para esas familias.

En Japón la gente peregrinaba en los bosques para recoger flores silvestres el octavo día de la Cuarta luna, con el fin de hacer una ofrenda a sus familiares fallecidos para recordarlos y honrarlos, era un acto de conmemoración y renacimiento.

En Japón también hacían ofrenda de frutas y flores a los dioses durante la luna llena para celebrar la concepción y el nacimiento.

En Grecia se hacían fiestas de agradecimiento por la caza y se celebraban con grandes banquetes donde el plato principal era carne de venado y pasteles en forma de ciervo.

Cada cultura tiene sus celebraciones y aprovechan el poder de la luna para agradecer, para pedir o para recordar.