Etiquetas

, , , , ,

Por @virginiaescobar

La figura del dragón es una constante referencia en diversas culturas alrededor del mundo y ha sido vastamente representada en distintas formas del imaginario humano como en la poesía, la leyenda, el mito, la literatura, la filosofía e incluso en la iconografía; está asociado a diferentes simbolismos dependiendo de la cultura, con connotaciones tanto negativas como positivas. Algo que podemos recoger que tienen en común todas las culturas de acuerdo la figura del dragón es la representación de este como la de un guardián protector de un tesoro con gran poder, independientemente de su simbolismo.

En la cultura oriental el dragón es considerado un ser benévolo y muy poderoso y sabio asociado con elementos y características positivas, por ejemplo son conocidos como guardianes de los ríos y mares y portadores de la lluvia. Además, se asocian con el cambio y el tiempo por su relación con el agua y el fuego en las leyendas antiguas; los dragones orientales suelen ser presentados persiguiendo una bola pequeña que simboliza la Perla de la Sabiduría o el huevo, que simboliza el origen de la vida.

En los relatos chinos los dragones aparecían en primavera en forma de nubes de lluvia, por eso en los períodos de sequía los campesinos trataban de despertar a dos dragones para que se pelearan, pues cuando peleaban en el aire producían tormentas y cuando peleaban en el agua producían inundaciones.

De manera similar, en Japón se le consideraba el Dios de los Mares, manteniendo su naturaleza benevolente y sabia. Son comúnmente representados sin alas, pero poseen la habilidad de volar gracias a su fuerte asociación con la magia y la energía, semejantes a la serpiente y pueden tener cabeza de caballo, garras, cuernos y bigotes. En general, los dragones son uno de los iconos más antiguos de la cultura oriental y simbolizan poderes terrenales y celestiales, así como la fuerza y sabiduría.

Fuente: Literatura Medieval por Valentina Figueroa

Anuncios