Etiquetas

, , , , , ,

Por @virginiaescobar

El día 31 comienza el gran Sabbath de Brigid que durará hasta el 2 de febrero. Esta fiesta se celebra en honor de la diosa Brigit. Este día también es conocido como Imbolc. El simbolismo de esta fiesta es el Fuego. En Egypto se celebraba en honor de la Diosa Nut madre del Dios Sol y los celtas a la Diosa Brigid (Bridget, Brighid, Brighde o Bride, Brig), esta diosa se cristianizó con el nombre de Santa Brígida y su fuego eterno. Los romanos conocían esta fiesta como Lupercalia o Fiesta del Dios Pan.

Steward Farrar habla de esta fiesta como la celebración del restablecimiento de la Diosa despues de dar a a luz al niño-Dios-Sol, lo que aconteció exactamente 40 días antes en el Solsticio de Invierno, en la festividad de la Natividad, esto es la cuarentena necesaria para el restablecimiento del cuerpo de la madre después del parto. Esto está ligado a la fertilidad, la renovación y, además, está el festival del fuego, la purificación, que coincide con este evento. Este mes es un mes consagrado, por tanto, a la purificación en general, y también a la renovacion. Es un buen momento para realizar rituales de limpieza, tanto en la casa, el altar, los utensilios que usamos, como en personas. También es un buen momento para reflexionar sobre nuestros proyectos, para pedir inspiración y para ver si estamos yendo por el buen camino, o tenemos que replantearnos alguna cosa. Esta es una fiesta de carácter femenino, donde debe honrarse y festejarse todo lo que es femenino.

La tradición es poner velas encendidas en las ventanas en la noche del 31 de enero hasta el amanercer.

Seguidamente vamos llevando a cabo diversos rituales de limpieza. En esta época es donde se fabrican las velas que vamos a utilizar en los rituales del resto del año. No hay que olvidar que una de las cosas que se celebran este día es la llegada de la luz a la Tierra. Un ritual sencillo para este día es el de escribir en una hoja de papel blanca aquello que nos pese y de lo que queremos liberarnos. Una vez hecho esto, encendemos la vela, y recitamos: «pido a la gran Madre, a Briggit, su fuerza purificadora para que me libere y ayude a superar lo aquí escrito, para ello lo quemo en su fuego purificador». Quema el papel con la vela y deja que se consuma hasta hacerse cenizas en un recipiente. Asegúrate de que el recipiente es apto para este uso.

Fuente: Tu Magia Interior (Meris Romano)

Anuncios