Etiquetas

, , , , , , ,

Por @virginiaescobar

Los círculos sagrados de Yulé se preparan con la intención de proteger la luz naciente. El solsticio de invierno marca el momento del retorno del Sol al hemisferio norte, y aunque aún falta para que llegue su esplendor y se active la prosperidad, debemos cuidar esa luz en los tiempos de oscuridad.

Lo primero que debes hacer es un círculo sagrado, que normalmente se hace de Pino, ya que el mismo tiene la cualidad de resistir los más duros inviernos, aunque igualmente se puede utilizar cualquier rama que tenga dicha cualidad.

La mayoría decora el aro con colores brillantes o que hacen alusión al Sol, por eso se utiliza mucho el dorado u objetos brillantes.

Una vez que esté listo lo consagras o lo conviertes en un objeto mágico con el ritual de tu preferencia, y de esta manera queda listo para ser activado para proteger la luz naciente, esa que después de Imbolc (primavera) te va a garantizar la prosperidad.

Conjuro de activación del Círculo Sagrado de Yulé.

“Por mi voluntad y las voluntades del Dios padre y de la Diosa Madre,
yo te conjuro círculo de poder,
para ser mi espacio sagrado más allá del tiempo y el espacio,
de los hombres y de los espíritus.
Te conjuro para que seas mi protector
Y tengas el poder de las energías que formaré dentro
Hasta que decida liberarlo.
Por eso te bendigo y te consagro.
Este es un tiempo de no tiempo
Y un espacio que no es espacio.
Estoy ante el umbral de dos mundos.
Que los antiguos me protejan
Y me guíen en mis intenciones.”
Awen!
Todos los círculos sagrados de Yulé se queman al año siguiente junto con el tronco de Yulé.

Anuncios