Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Los cristales nos ayudan a sanar porque interactúan en los distintos cuerpos (físico, emocional, mental y espiritual) permitiéndonos acceder a la energías y vibraciones de nuestro cuerpo. Los cristales, por ser seres del reino más antiguo (el mineral) actúan muy profundo, van en búsqueda de la causa.

Para sanar debemos estar dispuestos a buscar en nuestras profundidades y allí vamos a encontrar la causa de porqué nos enfermamos.

La enfermedad, cuando impacta en el cuerpo físico, ya ha pasado anteriormente por nuestros otros 3 cuerpos etéricos. Esto significa que si aprehendemos a estar más alerta y más atentos a lo que nos pasa, cada vez podemos lograr un mejor estado de salud física.

Para sanar con los cristales se utiliza la técnica de la armonización, en el cual se utilizan aproximadamente 20 cristales diferentes. Cada uno vibra de una forma específica en resonancia con cada uno de los chakras; esta resonancia facilita el movimiento de caudales de información energética que está dormida en nuestro cuerpo.
El terapeuta observa los bloqueos en cada uno de los centros de energía. Utilizando su propia energía, procede a destrabar y alinear cada chakra.

Para completar la armonización, el consultante deberá permanecer entre 20 y 30 minutos con los cristales sobre el cuerpo. Se consigue una relajación y una paz interior, equivalente a un estado profundo de meditación.

Una vez desbloqueados y alienados los chakras, se inicia un trabajo de internalización para que el consultante pueda abrirse a percibir sensaciones y emociones.
De esta forma va entrando en un estado profundo de conciencia y lentamente empieza a compartir la vivencia que está experimentando. Pueden aparecer imágenes o situaciones actuales, del pasado o de vidas anteriores.