Etiquetas

, , , , ,

“Existe un lugar donde hay una hoguera que nunca se apaga. Alrededor de ésa hoguera se reúnen un grupo de mujeres que simbolizan lo que todas las mujeres somos. Son las mujeres sabias. Son las que no han olvidado sus ciclos, sus relojes vitales, sus hormonas… las que se dan permiso para sentir, para descansar, para vivir, vibrar y escucharse. Ellas se entienden incluso cuando todo parece que va en contra porque se respetan.

Ése lugar es la hoguera de las mujeres sabias.”

Y habló:

“Cuando estés preparada emprende el camino hacia la hoguera de las mujeres sabias. No importa cuando decidas o sientas que debes ir, sólo importa llegar. No importa si te equivocaste mil veces. En ocasiones los caminos erróneos hacen que sea más valioso el descubrimiento al llegar”

“Cuándo sientas que es tu momento camina segura, despojada de mitos, estereotipos y normas hacia ése lugar dónde la sabiduría de tu cuerpo es lo único que debes saber/sentir. Elimina creencias, respira y conecta con tu interior”

“El centro de la hoguera es tu centro, a su alrededor están ellas…las sabias, las que siempre supieron que llegarías, las que te enseñan lo que hemos perdido y debimos saber desde nuestro nacimiento. Las que saben respetar sus ritmos, sus ciclos, las que se entienden… y te enseñaran a escucharte, a respetarte, a saber cuál es tu centro, a conectar contigo, a comprender que tu instinto es sabio y tiene que tener la palabra, el orden de tu vida… para que te dejes llevar y todo fluya.”

“Ellas, las mujeres sabías, están ahí para ayudarte a confiar en ti. No te marcarán el camino, sólo te animarán a seguir el tuyo. Nadie puede decirte lo que es ser mujer, cómo funcionan tu cuerpo, tus ciclos y tus lunas…nadie sabe más de ti que tú misma cuando te sabes escuchar… para eso están las mujeres sabias, para que aprendas a hacer sordos tus oídos y sólo te escuches tú. Para que renazcas más sabia, más fuerte, más mujer, más cíclica, más sencilla… no necesitas tantos artificios, tanta química, tanta norma para ser mujer…lo eras antes de nacer y sabes cómo serlo.”

«Los hombres que se creen sabios en el cuerpo de la mujer muchas veces “envenenan” nuestros ciclos para “arreglarnos”, para equilibrarnos, para eliminar las lunas y las energías cíclicas con pócimas que nos alejan de nosotras… ellos no entienden, no saben que somos mujeres y no hombres. Que respetar lunas y emociones nos equilibra más que adormecernos.”

«Cuando te sientas preparada emprende el camino hacia la hoguera de las mujeres sabias… cuando llegue el momento encontrarás la senda, descálzate y da pasos firmes… No importa que no sepas cómo hacerlo, no importa cuánto tardes en llegar, cuando estés preparada de verdad para descubrir, olvidar y recordar, alguien te mostrará el inicio de ése camino que siempre conociste…”

Fuente: Escobas y Brujas