Etiquetas

, , , , , , , , ,

Se llama también “Cuarzo de la fertilidad”  pero no sólo te será útil si estas esperando a ser mamá o quieres quedar embarazada, sino que su energía ayuda a gestar ideas, proyectos, planes, ilusiones, sueños, etc., y te ayudará a que los realices.

Su energía viene de la gracia de la Diosa Briget, por eso, de todos los cuarzos es el más poderoso, es más femenino y el más brillante. Es uno de los pocos cristales que debe ser limpiado la primera vez con agua bendita, posteriormente y para recuperar su energía se limpia con agua y sal.

Para el Cuerpo.

Se le sitúa en el área del corazón de algunas mujeres, el efecto físico es de liberación sin llanto, y los nudos energéticos que están limitando la circulación y el sistema digestivo se liberan.

Para la mente.

La interacción con el Cuarzo de la Diosa Avalón permite que también alumbremos y nos desembracemos de ideas que no son nuestras, pero que en nuestra mente viven limitándola y que se instalaron cuando éramos pequeñas, vulnerables e influenciables.

Es excelente para el proceso mental liberador, ya que implica dejar partir aquellas ideas limitadoras  que han sido una especie de mentira personal y que han impedido que nuestra propia luz brille, básicamente estos miedos son miedos, dudas, prejuicios y tabúes heredados de nuestras ancestras, de nuestra cultura y de nuestra sociedad de amplia tendencia patriarcal.

Por otro lado si tu pensamiento arraigó una idea, de un proyecto personal, con el cuarzo de la Diosa de Avalón entre las manos, ve dándole forma en tu mente y verás cómo te llegarán más ideas, más seguridad y empezarán a sucederse sincronías para que puedas llevarlos a cabo.

Para el Alma.

–       Para equilibrar la energía: 3 veces al día tomate un espacio entre tus actividades y con técnicas de respiraciones profundas y serenas dirige la respiración a la zona del vientre para lograr dicho equilibrio.

–       Para la energía femenina y poder personal del legado de la Diosa llévala a tu trabajo u oficina con alguna imagen de la Diosa, que quede cerca de tu mirada, y cada vez que necesites fuerza con respiraciones largas y profundas concéntrate en el cristal.

–       Para sanar rápidamente una rabieta o un mal momento enciende una vela y un incienso de tu preferencia y cómodamente recostada visualiza a la Diosa de Avalón y con el cristal en tus manos respira profundo y largo varias veces para que tus energías se restablezcan.

Importante: Si visitas algún lugar santo de energías femeninas como la virgen, llévala contigo y en tus momentos de oración guárdala entre tus manos para que se cargue de la energía sanadora de lugar de poder.