Etiquetas

, , , , ,

Por razones de los acontecimientos externos en todo el planeta, nos hemos cerrado a nuestro don natural de percibir más allá de la forma. A continuación les doy un ejercicio sencillo que los ayudara a conectarse con la sabiduría del cosmos y abrir el canal perceptivo, desarrollando todas tus capacidades místicas.

Te preguntaras, esto para qué?. Este ejercicio te ayudara a discernir lo real de lo falso. En ambientes cargados de mentiras, falsas necesidades y problemas creados en laboratorios, se hace imprescindibles que te conectes con la realidad de tu ser y puedas orientarte hacia tu verdadera misión y acción.

Materiales:  Para este ejercicio se utilizara los siguientes cristales:

– Cuarzo rosa

– Lapislázuli

– Punta de cuarzo transparente

Procedimiento:

1.Acuestate en un lugar acogedor. Si quieres puedes poner incienso, velas o incluso música de     relajación.

2. Primero coloca la punta de cuarzo transparente apoyada en tu cabeza. Para ello, apoya la base de la punta en tu cuero cabelludo. Es importante que no pongas la punta hacia ti.

3. A continuación, pon en tu mano derecha el lapislázuli. Estira el brazo y deja la palma de la     mano abierta hacia arriba. El cristal sólo tiene que estar apoyado en ella.

4. Después sitúa el cuarzo rosa en la palma de tu mano izquierda y estira el brazo, al igual     que hiciste con la mano derecha.

5. Una vez en la posición correcta, y ya con los cristales, respira profundamente siete veces.     Haz que tus respiraciones sean lentas y profundas, procurando relajarte al máximo.

6. Después de las respiraciones, visualiza un rayo dorado que entra por la punta del cuarzo     transparente y se expande por todo tu cuerpo. Tómate tu tiempo para visualizarlo correctamente.

7. Una vez que te veas completamente dorado es el momento de sumergirse en el mundo espiritual.     Para ello, sólo se consciente de las palabras YO SOY y déjate llevar por donde ellas te     guíen. No fuerces los pensamientos, permite que aparezcan y desaparezcan a voluntad.

8. Cuando te sientas preparado para abandonar esta meditación con cristales, simplemente respira profundamente tres veces, haciendo que tus respiraciones sean rápidas y profundas. Ya  puedes abrir los ojos.

Este ejercicio es tremendamente poderoso y te permitirá descubrirte a ti mismo, además de demostrarte que hay una gran riqueza mística en tu interior. Si lo haces con frecuencia, pronto  comprobarás los maravillosos cambios que se producen en ti. Si en algún momento sientes desesperación porque no haz logrado concentrarte o serenarte, déjalo, suéltalo y lo comienzas cuando te sientas dispuesto. Nada puede ser forzado.

Recuerda soplar a los cristales para eliminar la energía negativa que hayan podido acumular. Y  si los vas a usar mucho recuerda limpiarlos y cargarlos a fondo. En otras publicaciones te hemos explicado como hacer este procedimiento.