Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

La Leyenda de la Llorona o la Sayona son bien conocida prácticamente en todos los países de Latinoamérica. Se trata de una mujer que pierde a sus hijos de una forma trágica y después de su muerte se convierte en un alma en pena, los busca en vano, y asusta con su llanto a los que la oyen. Aunque hay muchas variedades de la historia, los hechos principales son siempre los mismos.

Cuenta la leyenda que la Llorona es el alma en pena de una mujer muy joven, un alma que al parecer no pudo ascender a un plano superior, y se dice que tuvo amores lujuriosos e insensatos con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, a la cual dio a luz. Pero el soldado la abandonó.

Como no tenía idea de cómo criar a un infante, desesperada por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos en medio de la desesperación y cuando la joven vio lo que había hecho comenzó a llorar y a gritar fuertemente.

Cuando los vecinos y familiares vieron lo sucedido, la maldijeron y a la joven no le quedó otra que salir huyendo. Al poco tiempo se comenzó a oír llantos de una mujer desesperada, e inmediatamente los pobladores de aquel pueblo supieron que había muerto, y por todos sus pecados se había quedado penando en esta tierra, supieron que era ella porque los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que están solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas. Por lo general, se la oye llorar en tiempos de Semana Santa..

Se dice que aun lleva una bata blanca larga con la que salió huyendo y encima otra bata de color negra con capucha, y suele portar un bebé en los brazos. Llora y grita diciendo «¡Mi hijo, mi hijo!».

A veces, las madres castigan y asustan a sus hijos diciéndoles que si las desobedecen, la Llorona vendrá a buscarlos y asustarlos por las noches.

La diferencia entre la Llorona y la Sayona es que esta última normalmente sólo se viste de blanco, tiene ojos rojos y colmillos que parecen de león. Asusta, mata o vuelve locos a los hombres que son o fueron infieles, no a todas las personas o niños, como hace la Llorona, se dice que tenía un frasco de agua de río y otro de sangre pura de niños, se ponía la sangre en los ojos y hacia que cada persona se le acercara y lo ataba a ella, lloraba por que su marido estaba con otra mujer y por eso decidió matar a sus hijos ahogándolos en el mismo río de dónde sacaba el agua, su alma ronda en ese río diciendo: ¡mis hijos, devuélvanme mis hijos!

Anuncios