Etiquetas

, , , , , ,

wiccareencarnada

Si te apasiona todo lo referente a Egipto, esta piedra es para ti. Es un mineral emblemático de la cultura y creencias orientales, pero es en Egipto donde se le da mayor importancia al otorgarle incluso poderes sobrenaturales que lo calificaban para rituales de alta magia, ya que se consideraba al lapislázuli como una piedra de conexión con los Dioses estelares. Pero aquí aprenderemos como sacarle el mayor provecho.

Para el cuerpo: A nivel físico, la vibración energética de esta piedra favorece a los huesos, si eres de huesos frágiles o te dedicas a algún deporte de actividad extrema te conviene estar en contacto con este mineral, el cual puedes llevar colgado, en anillo, pulsera o collar. También puedes conectarte con el teniendo a nivel ornamental una pieza de tamaño mediano sobre la mesa de noche.

  • Para la mente: Estimula el hemisferio izquierdo (memoria, reflejos, vigilia, razón, perspicacia, lógica, etc.) como el derecho (intuición, sabiduría, imaginación, inspiración, etc.).Para aprovechar a fortalecer estas facultades se elige un momento del día, se enciende un incienso y una vela de aroma del color que desees, con algo de música de relajación y coloca el Lapislázuli en tú frente, y déjate llevar a donde quiera tu imaginación.
  • Para el Alma: Si te gustan los gatos te agradará saber que para los egipcios era la representación de su diosa protectora más antigua: Bast, Bastet o Ousbastis, la cual se veneraba por sus facultades telepáticas y de autonomía. El lapislázuli, como mineral del chakra del entrecejo, potencia las facultades psicosomáticas aportando a las mujeres mayor intuición y capacidad de interpretación.

Para su limpieza no se debe usar el común método de agua y sal, puesto que perdería sus propiedades especiales, así que se recomienda utilizar infusiones (Té) como el de sábila,  o flores, y mantenerla envuelta en telas de algodón. La superficie no se debe frotar y para recargarla la colocas en el medio de tres velas de color azul en forma de triangulo, o varias horas sobre semillas de lino o trigo.