Etiquetas

, ,

Resultado de imagen para om ah hum

@addais Cada miércoles comenzaremos un maravilloso ejercicio de meditación que concluirá el siguiente martes, completando siete días. Cada meditación tendrá una finalidad y será alimento para tu espíritu.

El tiempo requerido es 10 minutos. Por lo general, el propósito de meditar en la respiración es calmar la mente,  pero la meditación que se expone a continuación desempeña muchas otras funciones: nos ayuda a  mejorar nuestra motivación, a cultivar un buen corazón, a controlar nuestra mente y a reforzar  nuestro esfuerzo por practicar el Dharma.

Además es un método especial que nos prepara para el adiestramiento en el tantra del yoga supremo.  En esta meditación se combina el proceso de la respiración con la recitación del mantra OM AH  HUM, denominado el mantra de todos los Budas. Existen distintos tipos de mantras, pero todos  están contenidos en estas tres sílabas. Todos los Budas están incluidos en tres grupos: el  cuerpo, la palabra y la mente. El mantra del cuerpo es OM, el de la palabra, AH, y el de la mente, HUM. Por lo tanto, si recitamos estas tres sílabas con  fe, recibiremos las bendiciones del cuerpo, la palabra y la mente de todos los Budas. Un Buda  es una persona totalmente realizada, un ser que se ha liberado por completo de todas las faltas  y limitaciones, y que ha desarrollado a la perfección todas las buenas cualidades. Así pues, el  cuerpo, la palabra y la mente de un Buda poseen cualidades especiales de las que carecen los  seres ordinarios. Cuando recitamos este mantra, debemos hacerlo con fe sincera y generar el deseo de lograr estas cualidades. Todos poseemos las semillas del cuerpo, la palabra y la mente  de un Buda, y si practicamos los caminos espirituales correctos, podemos hacerlas germinar y  lograr las cualidades especiales de los seres realizados.

La meditación se realiza de la siguiente manera:

– Siéntate de manera cómoda en una silla o en un cojín. Intenta mantener la espalda relajada y  recta. Cierra tus ojos.

– Piensa: ¡Qué maravilloso sería si me convirtiese en un Buda y alcanzase las buenas cualidades  de su cuerpo, palabra y mente! De momento no tengo el poder necesario para ayudar a los demás,  pero si alcanzo la iluminación, podré beneficiar a todos los seres. Por lo tanto, voy a alcanzar el estado de un Buda.

– Enfoca tu atención en tu respiración. Aspira con naturalidad a través de los orificios nasales.

– Al aspirar recitamos mentalmente la sílaba OM, luego contenemos la respiración en el corazón  y recitamos mentalmente AH, y por último espiramos con suavidad a través de los orificios nasales mientras recitamos HUM.

– Repetimos este ciclo tantas veces como deseemos recordando el significado del mantra.

(En esta práctica, el «corazón» no se refiere al órgano físico, sino al chakra o foco de energía ubicado en el centro del tórax y que se encuentra entre el pecho y la espalda, más cerca de  ésta que de aquél. Al principio no podremos contener la respiración en el corazón durante mucho  tiempo, pero a medida que nos acostumbremos, podremos hacerlo con comodidad durante períodos de  tiempo cada vez más largos.)

-Concluye la meditación con una dedicación y oración para la felicidad de todos los seres sin-  tientes.  Ahora que conocemos los innumerables beneficios de esta meditación tan especial en la respiración, deberíamos intentar practicarla con frecuencia. @addais

Anuncios