Etiquetas

, , ,

Por @eloraculodelawicca

Pocos conocen a Quirón, su influencia y los efectos de su retrogradación. Quirón es un planetoide es decir, no es suficientemente grande para ser considerado planeta pero tampoco es lo suficientemente pequeño para ser un asteroide.  Está ubicado en el cinturón de asteroides entre Saturno y Urano. Su energía es dual, debido a su historia mitológica se representa como un centauro, mitad hombre mitad caballo y con el arquetipo del Sanador Herido, del Sabio.

El 8 de julio, comienza a retrogradar Quirón «el sanador herido» y esta vez lo hace en el signo de Aries, que en esta oportunidad viene para revisar si la tarea que se inició en su última visita en este signo ha sido realizada. Quirón en Aries, se relaciona con nuestra voluntad, identidad, auto afirmación y con nuestra  apariencia física. Allí generalmente tenemos una herida, que se manifiesta a través de sentimientos de baja autoestima, falta de valor y coraje, poca confianza en nuestras decisiones y descontento con nuestra apariencia física. Esta retrogradación activará complejos y heridas de las que no nos sentimos nada cómodos y deseamos ocultar. Por ser Aries una energía que no se doblega, tendremos la tendencia a ocultar dichos complejos, pudiendo herir a otras personas como reflejo de estas inseguridades. El remedio para esta retrogradación es la plena aceptación de quienes somos, de cómo somos y de cómo es nuestra apariencia, esto será clave para lidiar con esta energía.

Es importante que hagamos un recuento energético astrológico de los planetas que durante el 2019 retrogradan como es el caso para empezar brevemente con Saturno desde el 29 de abril hasta el 18 de septiembre y Plutón desde el 24 de abril hasta el 03 de octubre ambos en el signo de Capricornio, lo cual trae derrumbe de estructuras psicológicas, filosóficas y políticas que generaran cambios y transformaciones (energía plutoniana) que darán paso a una recuperación del poder en todas sus dimensiones. Luego tenemos a Júpiter el gigante estelar cuya retrogradación inició el 10 de abril y culminará el 11 de agosto en el signo de Sagitario del cual es regente y donde traerá una revisión de creencias y búsqueda de nuestra propia verdad, esto puede llevarnos a no aceptar lo que está alrededor, es decir, nos volveremos rígidos e inflexibles hacia las opiniones de los demás. Por lo que mejor será enfocarnos en renovar nuestras creencias espirituales y filosofía de vida. 

Urano el planeta de lo inesperado, lo imprevisto, lo radical, lo disruptivo continua su danza retrograda este año, pues, estuvo retrogrado hasta 6 de enero de 2019 cuando por fin dejo el signo de Aries definitivamente para entrar en Tauro revolucionando el área financiera de nuestra carta natal.

Neptuno también esta retrogrado desde el pasado 21 de junio y lo estará hasta el 25 de noviembre en el signo de Piscis, esto nos llevará a vivir en un mundo de fantasía y utópico, haciéndonos ver el mundo desde una perspectiva poca realista así que para evitar caer en engaños pongamos los pies en la tierra cuando nos sintamos inclinados a dispersarnos.

Para este mes de Julio tenemos varios eventos astrológicos importantes como el eclipse total de sol, y la energía que ha venido reprocesando, restructurando, reevaluando y revolucionando de los planetas retrógrados, a esto le vamos a sumar al planeta mercurio en su segunda retrogradación de este año esta vez en el signo de Leo y Cáncer. El 7 de julio nos preparamos para empezar a sentir como todos los asuntos pendientes regresaran, personas, amores, deudas y todo lo inconcluso que no fue atendido. Como parte de su revisión en materia de relaciones y por supuesto experimentaremos fallas en nuestra comunicación.  

Así que energéticamente hablando tenemos muchas áreas en nuestras vidas que entraran en periodo de revisión y reajuste muchos saldrán vivos y fortalecidos pero los que no tomen consciencia ni se alineen a las energías planetarias en retrogradación sufrirán los embates de estas, que pondrán orden en el desorden, caos en lo estático y regeneración en lo moribundo. Por eso es válida la pregunta ¿Cómo lo has vivido hasta ahora? Y Qué has aprendido de esta fiesta planetaria?

 

 

 

 

Anuncios