Etiquetas

, , , , , ,

Por @virginiaescobar

Se trata del único druida de existencia históricamente reconocida, puesto que Cesar lo cita en sus comentarios a la guerra de las Galias.

Druida de los Eudos (que Vivian en la actual Borgoña) pidió ayuda a cesar para expulsar de su territorio a los invasores helvecios.

Cuando acudió a Roma para defender su causa ante el senado, Cicerón lo hospedo en su hogar, lo demuestra la reverencia que le dispensaban.

Recibido por los senadores, fue invitado a sentarse, pero Diviciacos prefirió mantenerse en pie, apoyado sobre su escudo. Su hermano, el jefe bélico Dummorix, que se había enfrentado a Vercingetorix, muria a monos de Cesar al final de la guerra de las Galias.

El perro, animal lunar es el guardián del conocimiento y el mundo oculto. Muerde con ferocidad a los enemigos de su amo, por el que siente absoluta devoción. Es Ki, un moloso negro que acompaña a las almas de los muertos en su viaje al otro mundo.

Según los historiadores latinos y griegos, los galos adiestraban a sus perros para que atacaban en manadas al enemigo; en sus crónicas, destacaban la velocidad y el valor de los perros galos.

Diviciacos hombre de la noche que negocia con los enemigos de su pueblo, debe recelar de todo, pues el brillo lunar deforma las sombras hasta sumirlas en la oscuridad. Además de la armadura y el escudo, cuenta con la doble protección del perro y del roble. En las ramas de este árbol crece el muérdago sagrado cuyos frutos son unas bolitas blancas similares a las lunas y que pueden curarlo todo.

El horizonte terrestre de Diviciacos está bloqueado por las fortalezas y los muros romanos, de modo que la evasión debe realizarse a través del cielo nocturno, que constituye el dominio del sueño. Sin embargo, resulta extremadamente sencillo perderse en este inmenso campo e estrellas, a no ser que se utilice la luna como punto de referencia.

Qué podemos trabar con él.

La imaginación y una creatividad que puede derivar en fantasmas. La luna, se encarna en Diviciacos, es el astro de la noche, el momento en que se iluminan los sueños, los fantasmas y los milagros. Es la imaginación pasiva, tan engañosa, como fecunda.

Fuente: Oráculo de los Druidas.

Anuncios