Etiquetas

, , , , , , ,

Por @virginiaescobar

La sanación con la tierra se produce a través del proceso de transferencia. La herida o enfermedad se transfiere mágicamente a otra sustancia que después se entierra a través de una meditación profunda. Al descomponerse se libera la herida o enfermedad.

Las técnicas tienden a varias entre las prácticas mágicas pero todas concuerdan en que el instrumento para la transferencia debe ser orgánico, por ejemplo una papá, un huevo o una manzana (son las tres más utilizadas) aunque también conozco magos que utilizan un limón para ello.

Realmente la técnica es muy sencilla, después de lograr una buena relajación del cuerpo y la mente se frota la parte afectada o por todo el cuerpo. Entonces, tan rápidamente como sea posible, cava un hoyo en la tierra, ponla dentro y cúbrelo con tierra.

A mi me gusta acompañarlo con afirmaciones para ratificar la intención de Sanación, tales como: «A partir de ahora mi cuerpo sana en perfecta armonía con el Universo» «soy una persona sana y llena de mucha energía de luz» «Todo aquello que me enferma se disuelve en luz divina, logrando a partir de hoy, en este momento, ahora la sanación de cada célula de mi cuerpo».

El elemento Tierra es tan poderoso que puede contener tanto lo bueno como lo malo, neutralizado sus energías. Recuerda que todo proceso de Sanación física o espiritual comienza en tú cabeza.

Después de la transferencia de energías, el Elemento Tierra tiene la capacidad de transmutar esa energías convirtiéndola en vida, y eso se logra si después de enterrado el mal, dolor, herida o enfermedad se siembra una semilla, aunque normalmente esa materia inorgánica que usamos para la transferencia con el tiempo florece.

Sería sabio hacer aquí una indicación. La magia curativa siempre debe usarse conjuntamente con la medicina convencional y nunca como un sustituto. Los médicos las únicas personas calificadas para ayudar a tu cuerpo a que se cure a sí mismo.

Anuncios