Etiquetas

, , , , ,

Imagen relacionada

@addais Este día es propicio para realizar rituales que contenga la energía de las plantas, dando protección, estabilidad y abundancia. Para ello utilizaremos los siguientes materiales:

Una sábila

Una maceta de barro, terracota, arcilla o cerámica. No uses una maceta de plástico.

Tres monedas de cualquier denominación.

Una cinta roja.

Procedimiento:

Escoge una sábila que  te atraiga y que vaya de acuerdo a tu espacio.

Llena de tierra, la maceta, hasta la mitad. Coloca las tres monedas en triangulo, dejando sitio para la planta en el centro.

Ata un hilo o cinta roja a la raíz de la sábila; trata de que sea lo más pegado posible al inicio de las  pencas de la planta y que no aprietes demasiado a la planta.

Luego de haber atado la cinta o el hilo rojo, coloca la planta de sábila en el centro del triángulo creado con las monedas. Termina de llenar la maceta con tierra, tapando las monedas y las raíces de la planta.

Ahora coloca las manos sobre la planta sin tocarla y di el Salmo 72 en voz alta:

“1 Oh Dios, concede al rey tu amor por la justicia,

y da rectitud al hijo del rey.

2 Ayúdale a juzgar correctamente a tu pueblo;

que los pobres siempre reciban un trato imparcial.

3 Que las montañas den prosperidad a todos

y que las colinas sean fructíferas.

4 Ayúdalo a defender al pobre,

a rescatar a los hijos de los necesitados

y a aplastar a sus opresores.

5 Que te teman[a] mientras el sol brille

y mientras la luna permanezca en el cielo;

¡sí, para siempre!

6 Que el gobierno del rey tenga la frescura de las lluvias de primavera sobre la hierba recién cortada,

de los aguaceros que riegan la tierra.

7 Que florezcan todos los justos durante su reinado;

que haya prosperidad abundante hasta que la luna deje de existir.

8 Que reine de mar a mar,

y desde el río Éufrates hasta los extremos de la tierra.

9 Los nómadas del desierto se inclinarán ante él;

sus enemigos caerán a sus pies sobre el polvo.

10 Los reyes occidentales, de Tarsis y de otras tierras distantes,

le llevarán tributo.

Los reyes orientales, de Saba y de Seba,

le llevarán regalos.

11 Todos los reyes se inclinarán ante él,

y todas las naciones le servirán.

12 Rescatará a los pobres cuando a él clamen;

ayudará a los oprimidos, que no tienen quién los defienda.

13 Él siente compasión por los débiles y los necesitados,

y los rescatará.

14 Los redimirá de la opresión y la violencia,

porque sus vidas le son preciosas.

15 ¡Viva el rey!

Que se le entregue el oro de Saba.

Que la gente siempre ore por él

y lo bendiga todo el día.

16 Que haya grano en abundancia por toda la tierra,

que brote aun en la cima de las colinas.

Que los árboles frutales florezcan como los del Líbano

y los habitantes crezcan como la hierba en el campo.

17 Que el nombre del rey permanezca para siempre;

que se perpetúe mientras el sol brille.

Que todas las naciones sean bendecidas por medio de él,

y lo elogien.

18 Alaben al Señor Dios, el Dios de Israel,

el único que hace semejantes maravillas.

19 ¡Alaben su glorioso nombre por siempre!

Que toda la tierra se llene de su gloria.

¡Amén y amén!

20 (Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Isaí).”

Sitúa la sábila cerca de la puerta de entrada o en una ventana próxima a esta. Riegala cada semana. @addais

Anuncios