Etiquetas

, , ,

Por @virginiaescobar

En estos momentos tan difíciles para Venezuela apelo a los oráculos para pedir una guía de cómo debemos manejar está situación tan complicada, y los mismos me hacen referencia a tres puntos:

1- Las expectativas.

A la hora de desarrollar un proyecto, bien sea pequeño o grande debemos cuidarnos mucho de las expectativas, ya que las mismas pueden dejarnos sin ánimo para continuar si no se cumplen como lo pensamos.

En la magia, antes de hacer cualquier ritual, revisamos mucho lo que estamos pidiendo para no cometer errores y recibir del Universo lo que realmente deseamos y no cualquier cosa loca que nos quieran enviar. Pero también debemos considerar que en el camino muchas cosas pueden cambiar, incluido nosotros mismos, por lo tanto nos centramos más en disfrutar el proceso y no en los resultados.

En Venezuela, sus habitantes concentran todas sus energías en un resultado, su libertad, y eso está bien, pero también debemos tomar en cuenta que al pedir abiertamente algo tan amplio sin visualizar el cómo lo vamos a lograr, es tan peligroso como una bomba atómica, puesto que dejamos abiertas las energías del Universo a hacer “cualquier cosa” para que logremos nuestro objetivo.

Venezuela tendrá el cambio que desea, por el que ha trabajado tanto, por el que ha llorado y se ha sacrificado. Pero… ESTO ES UN PROCESO Y NO SERÁ DE UN DÍA PARA OTRO.

Por lo tanto, vamos a trabajar en controlar la ansiedad, que energéticamente retrasa mucho las cosas que deseamos, vamos a trabajar en encontrar soluciones, vamos a pisar tierra y entender que los resultados puede que no nos gusten, pero sirven para lograr ese primer objetivo que es la libertad.

2- La victoria mediocre.

La incapacidad de ver el avance en las acciones es muy propio de la Desesperanza Aprendida, que es una energía que el pueblo venezolano ha manejado por años y no les permite ver que tienen “posibilidades” porque están acostumbrados a perder.

Es más, aunque tengan la tan anhelada “Libertad” en frente no la van a ver, sólo verán lo malo, las trabas, los obstáculos y se negaran a ver las oportunidades.

Por lo tanto, los más evolucionados deberán ayudar “a ver” a los que aún no dejan caer las vendas de los ojos. Porque estamos en un momento energético histórico que se basa en “segundas oportunidades” pero la gran mayoría sigue enfrascado en la energía de la “Dictadura” que se basa en imponer ideas y formas a la fuerza.

Los que llevan a cabo trabajos holisticos… por favor dejen de limpiar y comencemos a trabajar el elemento agua: “hay que dejar fluir, dejar pasar” o de lo contrario seguiremos estancados.

3- Lo que debemos afrontar como comunidad.

A la mayoría de los venezolanos se les olvidó lo que es vivir en Democracia y muchos jamás tuvieron esa experiencia.

La democracia es un sistema en el que el RESPETO de la ideas es muy importante, puesto que su operatividad se basa en el mismo, de lo contrario volveremos a caer en lo que queremos erradicar.

Vamos a borrar de nuestros registro la energía de la “Dictadura” y vamos a incorporar la energía de la “Democracia y la Libertad”.

Puede que la realidad llegue antes de que nosotros logremos cambiar nuestras vibraciones, pero somos venezolanos y siempre dejamos todo para última hora.

Reflexión

Hemos aprendido muchas cosas como comunidad, y seguiremos aprendiendo juntos. Razón y corazón deben ir de la mano en perfecto equilibrio y orden con el Universo.

Anuncios