Etiquetas

, , , , , , ,

Por @virginiaescobar

Canalizar consiste en entrar en un estado de armonía profunda en el cual es capaz de reducir los latidos del corazón y controlar su respiración. Aunque debo admitir que existen personas que utilizan sustancias para lograr ese estado de consciencia, en busca de potenciar sus habilidades para ponerse en contacto con su divinidad interior o fuente de poder.

Esta técnica gira en torno a una meditación guiada para abrir el inconsciente y ponerlo en contacto directo con el consciente.

Para realizar una buena canalización hace falta entrenamiento y en las primeras canalizaciones se recomienda compañía de un tutor o guía para evitar inconvenientes tales como poder regresar de ese estado en paz y poder armonizar tu cuerpo nuevamente a las energías terrenales.

El trabajo de la respiración es muy importante para lograr un estado de consciencia adecuado, y el primer error que se comete es abusar de las respiraciones profundas ya que el canalizador termina hiperventilado ocasionando mareos y malestar en general.

Por lo tanto se recomienda solo una bocanada profunda para comenzar y llegue oxígeno extra a tu cerebro. De ahí en adelante debes conectarte únicamente con la entrada y salida de aire de tu cuerpo sin forzar la respiración. Esto es un paso que lleva su tiempo porque el mismo te llevará a escuchar fuertemente los latidos de tú corazón, los cuales de alguna manera se acoplarán a tu respiración, sólo entonces podrás comenzar a visualizar una entrada a un portal.

Trabajar con colores mientras estamos enfocados en la respiración nos ayuda a la vez a armonizar los puntos energéticos (Chakras) del cuerpo. Por ejemplo: Visualiza como El aire de tu entorno se torna color morado, y cuando respiras tus pulmones se vuelven morados, con la siguiente respiración tu cuerpo se comienza a poner morado hasta que todo tu cuerpo se vuelve morado, mientras respiras visualiza como el color morado de tu cuerpo se vuelve brillante y te llena de energía.

Para comenzar a entrenarte siempre se recomienda trabajar con 3 colores dejando el blanco siempre de último. La segunda vez lo harás con cinco colores y la tercera vez con 7 colores. Recuerda que siempre debes visualizar de último el color blanco.

Una vez que logres manejar la respiración, los latidos de tú corazón y la visualización previa estarás listo para pasar por un portal.

Este entrenamiento previo te dará el control sobre tus energías, ya que para canalizar primero necesitas dominar tu fuerza interna antes de enfrentarte o otras fuerzas nuevas.

Recuerda que el trabajo espiritual es lento pero efectivo, e implica preparación previa y mucho estudio.

Anuncios