@karembarratt

gratitud

Siguiendo con la nota de agradecimiento…a veces es fácil olvidarse de toda lo bueno que hay en la vida, dejarse arrastrar por lo trágico, triste o veces sinceramente tonto. En este mundo virtual en donde vivimos nos encanta los memes o posters con mensajes cortos que a veces parecen muy profundo, pero con una segunda mirada, especialmente vistos desde la gratitud, no son realmente tan relevantes ni significativos.

Cuando te anclas en el agradecimiento sabes que vales la pena sin necesidad de publicitarlo; que si tienes amigos y afectos que te quieren hoy y no están esperando a que te mueras para demostrártelo. No hay necesidad de juzgar a otras personas por lo que hacen o lo que dejan de hacer; y encuentras dentro de ti la fe y la esperanza para enfrentar lo negativo con entereza.

Hay diversas maneras de cultivar la gratitud. Hacer una lista de tus logros, experiencias, aprendizajes, bendiciones. Apreciar la belleza y bondad que se atraviesa en tu camino, así no sea dirigida a ti. Escucha a todas esas ideas generosas y divertidas que se te ocurren y llévalas a cabo en la medida de lo posible. Nota como los otros son una bendición en tu vida y tú en la de ellos. Di gracias hasta el cansancio. Se gentil contigo mismo cuando no te sientas tan positivo y agradece que siempre tienes un día más, una experiencia diferente en el futuro que puede ser mejor que la que estas teniendo ahora. No le des un segundo aire a lo malo o cruel que presencies o experimentes. Usa las quejas con las personas que pueden arreglar las cosas o con una persona en particular para desahogarte, pero una vez que lo hagas, suéltalas y erradícalas de tu vida. Aprecia las cosas “chicas” de la vida: un vaso de agua limpia, un atardecer, un abrazo lleno de amor así sea de ti misma. Y practica el agradecimiento. Práctica, practica, practica hasta que te sea tan natural como respirar. 🙂

Anuncios