Etiquetas

, , ,

Imagen relacionada

@addais Venezolano, vamos a reflexionar acerca de la migración y otros aspectos de interés. No es malo que tú digas que Venezuela es el mejor país del mundo, pues para ti eso es tan cierto como que tu mama es la mejor mama del mundo. Venezuela es tu esencia, tu origen y todo lo que has conocido hasta ahora. Por tanto, eso siempre lo vas a llevar contigo, donde quiera que estés. Ahora, el problema estriba cuando no sabes poner límites a tus acciones basado en esto. Estamos aprendiendo una nueva etapa y una nueva realidad. Muy pocos son los venezolanos que han salido de su país, por convicción propia, porque querían salir y conocer mundo, culturas e idiosincrasias. La gran mayoría que está saliendo del país en la actualidad lo hace en contra de su voluntad. Esto hace que desarrolle en su ser, una resistencia a entender que hay que volver a aprender, nuevas costumbres, nuevas formas de vida. Esta resistencia hace que la persona desarrolle una prepotencia, proveniente de un eterno comparar y es evidente, nada será tan bueno como lo propio. Eso no es algo para avergonzarse, ni para sentirse mal. Pero hay que saberlo utilizar. Esto es la verdadera enseñanza, pues cada región tiene la población acorde para su desarrollo.

En estos momentos, los venezolanos, comenzamos a entender lo valioso que es la región, su país Venezuela y esto hace que haya muchos sentimientos encontrados. Y también estamos aprendiendo, que hay otras condiciones, en otras regiones, con personas que siente su país como lo mejor del mundo, porque en realidad, para ellos es lo mejor que les ha pasado, porque es su origen. Aquí lo más recomendable es observar la zona que nos ha dado una nueva oportunidad de desarrollo, agradecer por lo que nos ofrece, entender a quienes están allí, con tanto temor como nosotros. Ellos por recibirnos y nosotros por ser recibidos. En ninguno de los casos, cabe sentir menosprecio por Venezuela, ni por el país en cuestión. La cultura de la migración siempre ha estado presente en el planeta entero, solo que no lo habíamos vivido tan cerca y con toda razón, el principio está siempre lleno de resistencias, de errores y desaciertos, para luego entender que nos faltó para quedarnos en el país y que nos falta para quedarnos en la nueva región que nos alberga.

Estés en Venezuela o estés en el exterior, la enseñanza es la misma, debes aprender a vivir el presente, honrar a tu pasado y confiar en tu futuro. La enseñanza es aprender a dejar de ser víctima, pues estarás en el mejor país de la tierra, con tus arcas llenas y con todas las condiciones, pero si te sientes una víctima, nada de esto lo veras. Ya los errores se cometieron, ya los efectos los estamos sintiendo, pero no es tiempo para amilanarse o resignarse que esto quedara para siempre así. Es la resignación la que hace que no puedas avanzar, donde te encuentres. Es el mirar a tu país con profunda lastima lo que hace que no llegue lo que tenga que llegar para salir de la crisis. La lastima es algo que hace mucho daño, pues dejas de mirar a tu país como una entidad integra y la energía que comienza a proliferar es la de mendicidad.

La población venezolana en estos momentos, se encuentra en un estado de víctima, creado directa o indirectamente por sí misma. Y cada persona deberá revisar en qué grado se encuentra esto en su vida.

Venezolano, tú no eres víctima de nada. Tu país no es víctima de nada. Solo está en un mal momento, donde la causa bien planificada de tus males, tomo poder porque así se fue dejando, porque no se prestó la atención debida, porque no sabíamos nuestro papel como ciudadanos. Hoy estamos aprendiendo que para que cualquier proyecto sea efectivo, hay que trabajar en equipo y es posible que hayas tenido que salir de tu país, para darte cuenta de ello. Hoy estamos aprendiendo que para que haya beneficio, hay que ser constante y coherente. Si sigues reincidiendo, estés donde estés, los resultados serán los mismos. Y hay algo aún más importante, si estas enfocado en lo que otros hacen y dicen, y no en lo que tú puedes hacer para mejorar, la situación no cambiara.

Venezolano, sigue pensando que tu país es el mejor del mundo, nadie te puede quitar esa convicción, pero también demuéstralo con tus buenas acciones, tu honestidad, tu trabajo constante y tu buen vivir. Las regiones nos dan excelentes paisajes, maravillosas riquezas, cielos radiantes, pero la calidez del territorio solo lo da su población. Por ello ves, que la ola siempre vuelve a la orilla, esperando que sus pobladores la disfruten y la cuiden. Por eso siempre ves el cielo azul intenso venezolano, esperando que sus pobladores sientan lo maravilloso de vivir en ella.

Venezolano que estas afuera, estés donde estés, en una cola para sellar un pasaporte, en un albergue, o en un sitio de lujo o tu nueva casa. Observa bien, ese entorno que te alberga es exactamente igual a sus moradores y si te has convertido en uno de ellos, lleva lo mejor de ti, que brille tu país en ese sitio, sin alharacas, con tu ejemplo, con lo mejor que tiene Venezuela, que eres tú mismo. @addais

 

Anuncios