Etiquetas

, , , , , , , ,

Los celtas veneraban a la naturaleza y poseían divinidades que se vinculaban tanto a ella como a la guerra. Para ellos los bosques eran santuarios donde vivían los dioses a quienes los Druidas dedicaban rituales y festejos. Estos sacerdotes vivían en constante comunión con el mundo natural por lo cual conocían, como la palma de sus manos, los secretos que se escondían detrás de cada plata o animal.

Así, la mitología Celta está plagada de encantamientos, conjuros y hechizos benéficos para energizar el cuerpo, ayudar a quien lo necesita y conectarse con la madre tierra. Hoy descubrirás los rituales que te permitirán experimentar algunas de las místicas sensaciones que los antiguos druidas atesoraban.

Los celtas tenían también la capacidad de viajar en el tiempo… Pero no me malinterpreten, no lo hacían de forma corpórea, sino que se transportaban mediante los sueños. Ellos utilizaban los antiguos monumentos megalíticos, o “colinas huecas”, bien conocidos como “Espacios Delgados”, ya que consideraban que era la puerta de entrada al otro mundo. Para llevar a cabo estos ritos solían pasar la noche junto a ellos y en sueños se les desvelaba el futuro. La técnica sería la siguiente:

  • Busca un lugar tranquilo, silencioso y donde estés en completa soledad.
  • Luego recuéstate sobre la tierra a la vez que relajas tu cuerpo y tu mente. Trata de entrar en un trance profundo para lograr una comunión entre tu espíritu y las fuerzas del mundo.
  • Una vez que hayas conseguido esto, visualiza el instante preciso o el sitio a donde te quieres dirigir.
  • Seguidamente imagina un velo transparente entre tu persona y la época en la cual quieres acceder.
  • Mentalmente concibe que caminas hacia ese velo, logras desgarrarlo y pasas finalmente al otro lado.
  • Cuando duermas esa noche se te revelará lo que estabas buscando, podrás ver esa parte del futuro que necesitas. Pero debes saber que en el sueño las cosas pueden mostrarse de forma indirecta, por lo cual al despertar analiza bien esas imágenes descartando los productos de las vivencias diurnas.
Anuncios