Etiquetas

, , , , , , ,

 

 

 

 

 

 

 

Por @virginiaescobar

La semana antes de las elecciones… y abren las cartas diciendo: Venezuela se maneja entre dos realidades, se maneja entre la candidez del pueblo y las traiciones en el gobierno, pero las elecciones van y en apariencia todo girará en base a un buen ambiente, o por lo menos así será presentado el suceso, la oposición decepciona y abochorna, se dejará ver las costuras.

Cuando se creía que todo se quedaría así dos hombres entrarán en conflicto, son las envidias que invitan a las traiciones y aclaran las cartas “esta cerca, es lo que sigue”, alguien tratará de recuperar espacio y poder perdido, mientras otro se cuadra divinamente con el gobierno.

Nicolás aparece por ahora anulando documentos, las inquietudes por dinero aumentan y tendrá que formar una unión o convenio de ayuda que compromete aun más el patrimonio de Venezuela.

Todo va en cámara lenta mientras las enfermedades nerviosas en el pueblo crecen.

Quien gana? La abstención, que por cierto no se inscribió como candidato en las elecciones.

Más en esta oportunidad las divisiones en un partido o grupo no dejarán que el éxito de las elecciones se cobren tranquilamente. El enemigo está en casa, no en la calle. El partido o grupo quiere ver flujo de capital, dinero inmediato, pero en ese aspecto hay despilfarro y mediocridad.

Los resultados numéricos de las elecciones no varían, son las de siempre. Lo que varían son las consecuencias, pero de eso hablaremos las semana que viene. Bien dicen por ahí, un paso a la vez, para poder digerir la información, o en este caso “La Confusión”.

Anuncios