Etiquetas

, , , ,

Resultado de imagen para manos abiertas

@addais Seguimos nuestro trabajo espiritual, sin parar. Son sencillos ejercicios que puedes hacer cuando quieras. si hoy estás recibiendo esta información, busca el dia 1 y decide a comenzar. Nada es al azar, lo que llega a ti es para ti, aunque de momento no lo entiendas.

Día 3: Hoy reflexionaras acerca de tu origen espiritual y físico. Vienes de una fuente creadora abundante, por tanto traes todo lo necesario para ser lo que quieres Ser, mas no hay nada fuera de ti que necesites, pues ya todo está dentro de Ti.

Se dice que la generosidad es un hábito, más allá de esto, es algo que está implícito en nosotros. Sin embargo, es poco lo que se exterioriza por temor a ser heridos, por las enseñanzas del entorno y por la experiencia de otros, etc., etc. El Ser que habita tu cuerpo sabe que es uno con todo los demás y hacer el bien a otros es hacérselo a sí mismo, pues de la misma fuente vienen.

La generosidad remite no sólo al plano material sino también, al emocional. Es decir, una persona puede ser generosa en cariño, en paciencia, en sonrisas y en palabras bonitas. Pero además, una persona también puede ser generosa en tiempo al estar disponible para los demás.

Ejercicio:

Reflexiona acerca de que puedes haber traído de tu Fuente Origen, de Dios, de la Divinidad o el Universo o el nombre que más te es afín.

Primero anota que se podría traer de la Creación. Te cuesta un poco, crees que no trajiste nada? O ya viste algún dato interesante?

Ejemplo:

De la Creación traemos vida, amor, sentimiento, alegría, etc., cualquier palabra que te llegue a la mente.

Si te llega alguna idea o palabra negativa, la cambiaras por su opuesto, aunque no lo sientas aun.

Luego en un lugar no frecuentado de tu hogar, te sentaras cómodamente y dirás con voz interior:

Soy el administrador del 100% de todo lo que existe, de todo lo que soy. Por tanto, elijo administrarlo en la mejor forma posible. Soy generoso conmigo y con los que me rodea porque es mi naturaleza innata.

Repítelo muchas veces hasta que sientas que no hay resistencia en lo que dices.

Ahora en tu cuaderno haz un corazón que abarque toda la hoja, escribe lo dicho anteriormente en el centro del corazón y píntalo con los colores del arco iris. Bendice lo que está ocurriendo dentro de ti. @addais

Anuncios