Etiquetas

, ,

Imagen relacionada

@addais El Lunes Santo es el segundo de los días de la Semana Santa. En la religión católica se lleva a cabo diversas confesiones. Se lee un pasaje del evangelio que dice:

“Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. María tomó una fibra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice:

-«¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres?».

Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa llevaba lo que iban echando. Jesús dijo:

-«Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tenéis».

Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.”

Hoy haremos una confesión escrita. Toma un trozo de papel blanco, escribe todo aquello que te hace daño, todo aquello que te hace sentir mal, el daño que has hecho, saca toda la negatividad de ti, escrita. Luego di, sepulto lo negativo y levanto mis aspectos positivos para volver a empezar. Quema el papel en un recipiente que contenga sal marina y una pastilla de  alcanfor. Ten cuidado al quemarlo, pues puede surgir una gran llamarada. Bota las cenizas y da gracias por el hecho. @addais

Anuncios