Etiquetas

, , , , , ,

Por @virginiaescobar

Cuenta la leyenda que la primavera llegó tarde y por ello un pajarito murió de frío.

La pequeña Eostre lo encontró y lloró desconsolada de tristeza.

La primavera se aproximó a ella y descubrió el motivo de su llanto.

Eostre solicitó que lo volviera a la vida; la primavera lo tomó entre sus manos y lo transformó en un ágil y fértil conejo de bendiciones.

Nombró a Eostre su guardiana y les dio una misión.

Cada año se encargaría junto con el conejito de poner los huevos decorados y los colocarían afuera de los hogares en donde se requirieran bendiciones.

Es por ello que el conejo de pascua pone huevos.
Por ello los niños que son la energía fresca e ingenua salen a buscarlos.

Se rellenaban de pétalos de flores, pintados de colores pastel y con símbolos de prosperidad.

Anuncios