Etiquetas

, , ,

papus

Por @mononokeazul

Papus fue el seudónimo del médico y ocultista francés de origen español Gérard Anaclet Vincent Encausse, nacido el 13 de julio de 1.865 en La Coruña España; bien conocido en el ámbito ocultista por ser un gran divulgador y prolífico escritor, y fundador de la Orden Martinista.

Nacido de padre francés, de profesión químico, y madre española de origen gitano, a la edad de cuatro años Gérard y su familia se trasladaron a París, donde recibió su educación. Desde temprana edad, Gerard se interesó por las ciencias ocultas; pasaba gran parte de su tiempo en las bibliotecas de la capital parisina estudiando Cábala, Tarot, magia y alquimia, y sobre todo los escritos de  Eliphas Levi, cuyo estilo le influiría en gran  manera.

A pesar de su profunda implicación en el ocultismo y en los diversos grupos ocultistas que frecuentó, Gerard logró encontrar tiempo para seguir sus estudios académicos de medicina en la Universidad de París. Se doctoró en dicha ciencia en 1.894. Luego abriría una próspera clínica en el  mismo París, y en realidad en toda su vida dejó de practicar la Medicina, trabajando por ejemplo como externo en hospitales parisinos. De hecho, debido a sus inquietudes como médico, visitó varios países de Europa estudiando todo tipo de medicina, tanto la oficial como la de los curanderos, aprendiendo algunos procedimientos alternativos nada habituales para la medicina oficial de entonces. Practicó la alopatía, la homeopatía y la hipnosis, y aplicaba conocimientos ocultistas en su práctica médica. Siguiendo esta línea, en muchas ocasiones  para efectuar el diagnóstico observaba en primer lugar el cuerpo astral del enfermo, y procedía a curarlo utilizando la fuerza vital-madre, fuente de equilibrio.

De esta forma clasificaba las dolencias como siendo del cuerpo, del astral (alma) o del espíritu. Las dolencias del cuerpo (como fiebres, traumatismos, etc.) pueden, según el doctor Encausse, ser curadas por la medicina de los contrarios; las dolencias del astral (como la tuberculosis o el cáncer), pueden ser tratadas por la homeopatía y el magnetismo; y las dolencias del espíritu (como la epilepsia, la histeria o la locura) pueden ser tratadas por la oración y por la magia, siempre que el mal no sea kármico (deuda espiritual a ser pagada por el enfermo).

Además de toda esta actividad sobre el terreno, el doctor Gerard Encausse también publicó algunas obras médicas de Anatomía y Fisiología que fueron apreciadas en la época. Estas obras las firmó con su verdadero nombre, para distinguirlas de su trabajo ocultista para el cual utilizó el sobrenombre de Papus. Ya rebautizado como Papus, su actividad ocultista fue muy intensa, apoyado por el hecho de residir en París (epicentro ocultista muy importante) y en los tiempos que corrían (finales del siglo XIX). Gracias a sus tempranos escritos y a su presencia activa en muchos círculos esotéricos se hizo bastante conocido.

En 1.889, Papus se une a la Orden Cabalística de la Rosacruz, dedicada al estudio de la cábala, la alquimia y la tradición esotérica. Ese mismo año, Papus y su amigo Lucien Chamuel abrieron en París la Librarie du Merveilleux (que funcionaría como centro de estudio y editorial ocultista fundamentalmente); también fundaría las revistas de tirada mensual L’Initiation (que circulo hasta 1.914) y La Voile d´Isis hasta 1.898.

Papus, en torno a 1.882, recibió su iniciación martinista, cuyo abuelo materno había sido iniciado a su vez directamente. En 1.888 decide apoyar en la fundacionde la Orden Martinista, que se convirtió en el objetivo primordial de Papus y a la que daría un impulso tremendo que ha perdurado hasta nuestros días. Paralelamente, Papus desarrollaba escritos, conferencias y cursos de esoterismo diversos además de crear y gestionar grupos como  el “Grupo Independiente de Estudios Esotéricos”, la “Escuela Hermética” o la “Facultad de Ciencias Herméticas”.  Eran numerosos los cursos y los temas que se estudiaban allí e iban desde la Cábala a la Alquimia y el Tarot, pasando por la historia de la filosofía hermética.

Continuando con su actividad y ya muy reconocido, en 1.893 Papus fue consagrado como obispo de la Iglesia Gnóstica de Francia por Jules Doinel, quien había fundado esta Iglesia en 1.890 en un intento de revivir la religiosidad cátara; además en 1.895 Papus se uniría al templo que la Golden Dawn acababa de fundar en París. Ya en 1.901, comenzaría su relación con el zar Nicolás II de Rusia y la zarina Alejandra, a los que sirvió como médico y como consejero ocultista. Papus viajó en tres ocasiones a Rusia: 1.901, 1.905 y 1.906. En octubre de 1.905, supuestamente invocó al espíritu de Alejandro III, padre del zar, quien le profetizó que  su caída llegaría de manos de los revolucionarios. Seguidores de Papus sostienen que él informó al zar de que podía evitar mediante la magia la profecía de Alejandro tanto tiempo como el mismo Papus siguiera vivo, y ciertamente Nicolás permaneció en el trono de Rusia hasta 141 días después de que Papus falleciera. También llegó a advertirle de la influencia de Rasputin, que luego resultaría tan nefasta.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Papus se alistó voluntariamente en el cuerpo médico del ejército. Mientras trabajaba en un hospital militar, contrajo la tuberculosis y murió el 25 de octubre de 1.916, con 51 años.

Fuente: elvelodeisis.com

Anuncios