5swords@karembarratt

Voy a ser sincera, si yo hubiera diseñado el Tarot, pondría esta carta como el Cuatro y al Cuatro como el Cinco, pero en fin. El Cinco de espadas es una carta antipática, hasta maluca, pero no siempre completamente negativa. Habla de enfrentamientos, peleas y ya que no estamos en la época medieval, pues estas guerras son comunicativas y/o estratégicas. Pudiera ser un proyecto que hay que defender, un puesto que hay que ganar y la competencia es grande y feroz.

En esta carta, a menos que las cartas acompañantes aclaren mejor la situación, podemos estar a ambos extremos de la misma, ser los vencedores o los vencidos. Si somo los vencidos, la carta advierte no esperar mucha compasión del ganador y desarrollar la paciencia para trabajar con el (que no será fácil, porque tendrá tendencias a menospreciarnos, tratarnos con dureza o burlarse de nuestra perdida) o aceptar la derrota e irnos, a otro departamento, compañía, casa, dependiendo la situación. Si decidimos quedarnos, debemos controlar nuestra mente, pero no dejarla influenciar por la dureza del vencedor y llegar a perder seguridad en nosotros mismos y nuestras habilidades -pero habrá que encontrar el modo de comunicación que mejor funcione con esta persona.

Pero puede ser que seamos nosotros los vencedores. Es posible que nos sentamos, por un lado, orgullosos de nuestro logro y con buena razón: el esfuerzo fue cruento. Por esta misma razón, puede que sintamos algo de resentimientos hacia nuestra competencia y tengamos al gusanillo de la revancha subiéndonos hacia el corazón. En ambos casos nos da la siguiente advertencia: cuidado, que los crueles, dictatoriales e injustos podemos terminar siendo nosotros. Lo cortes no quita lo valiente y aquí vamos a tener que usar la astucia y ponerla por sobre los sentimientos. A nadie conviene tener que trabajar, colaborar o vivir con gente que nos tiene animadversión. Lo inteligente es encontrar la manera de llevarnos bien con ellas, por lo menos lo suficiente para obtener buenos resultados. Dicho eso, también tener cuidado. Tener que lidiar con gente que hasta hace nada fueron competidores, implica un tiempo de, ¿cómo decirlo? ¿Confianza a medias?

Hay una tercera posibilidad con el Cinco de espadas, y es que, en realidad, no haya ganadores. En este caso, como los dos anteriores, hay que controlar las emociones y los pensamientos confusos, crear orden interno y encontrar la manera de llevárselas con los otros. Esto pueda que sea por un tiempo corto, pero en ciertos casos la situación se extiende en el tiempo. La carta recuerda que los tiempos en que ella aparece, suelen ser duros y el único chance de sobrevivirlos o incluso triunfar, es mantenernos centrados, estar pendiente de lo que ocurre a nuestro alrededor y aprender a negociar.

Anuncios