Etiquetas

, , ,

crowley

Por @mononokeazul

Uno de los personajes más oscuros y enigmáticos de la historia,  nace el 12 de octubre de 1875  con una marcada influencia en grupos de música tan míticos como The Beatles, Led Zeppelin, Black Sabbath y The Doors, también se relacionó con escritores de la talla de Bram Stoker.  Para aquellos que no conozcan a este mago negro o maldito, también llamado como “La Bestia”, ingresó en varias hermandades y sociedades secretas, como son La Orden Hermética del Alba Dorada, que luego abandonó para crear su propia organización de nombre Astrum Argentum. Fundó la serie de revistas El Equinoccio, en la que se desarrolla su pensamiento y filosofía, la cual denominaba Iluminismo Científico. Además de su labor como escritor sobre multitud de temas, desde el yoga hasta el ajedrez, fue traductor de un gran número de obras de misticismo, magia y un gran aficionado al montañismo.

Crowley siempre estuvo relacionado con círculos ocultistas, de hecho, se caracterizó por su sombrío misticismo y líder de diferentes grupos ocultistas. Asimismo, fundó la filosofía religiosa de Thelema. Hoy en día es conocido por sus escritos sobre magia, especialmente por El Libro de la Ley y el libro sagrado de Thelema, aunque también escribió sobre otros temas y géneros, como ficción y poesía. La personalidad de Crowley partía por ser  un provocador compulsivo con sus extravagancias en una sociedad ultra puritana, además su vida estuvo llena de excesos consumía heroína, cocaína, opio, hachís, marihuana, peyote y mescal, entre otras drogas y ni hablar de sus matrimonios desdichados donde sus mujeres eran quienes sufrían las peores consecuencias, como el caso de su segunda mujer quien acabó alcoholizada. Crowley fue considerado un hombre perverso por  su bisexualidad y su adicción a las drogas en una sociedad tan rígida como la victoriana.

Aleister Crowley no pasaría la historia como uno de los personajes más queridos, los periódicos de la época le llamaron: “el hombre más perverso del mundo”, “el rey de la depravación”, “el hombre al que nos gustaría ahorcar”, “el caníbal”, “la bestia”, y el peor insulto para un inglés de su época “germanófilo”, apelativos sea dicho de paso a él le fascinaba. Crowley se convirtió en un célebre ocultista, conocido en los medios esotéricos con el nombre de Baphomet; dos de sus obras más importantes y con mayor transcendencia dentro de los círculos esotéricos, fueron: Magick in Theory and Practice (Magia en teoría y práctica) y el Liber AL vel Legis (‘El Libro de la Ley’).

Crowley decía haber recibido en estado de trance su obra  El Libro de la Ley, de una entidad  llamada Aiwaz, o Aiwass. Este hecho fue el punto culminante de la vida de Aleister, quien decía que había vivido para recibir su  don. Este libro proclama la ley de Thelema (“Voluntad” en griego) para el Nuevo Eón de Horus que comenzó en 1904, con la recepción del texto. De este texto, destacarían dos frases claves de la filosofía del propio Crowley: “Haz lo que tú quieras será toda Ley”, y “Amor es la ley, amor bajo voluntad”. Más tarde fundaría la Abadía de Thelema en la población de Cefalú en Sicilia. Una casa de campo remodelada y decorada por él mismo con frescos en las paredes, siguiendo la idea de Gauguin, a quien admiraba. En ella permaneció un tiempo junto a varios de sus seguidores, hasta que fueron expulsados de Italia por el gobierno de Mussolini debido sobre todo a la muerte de uno de sus discípulos, Raoul Loveday, que se intoxicó al beber agua contaminada, y al revuelo generado por Betty May, esposa de éste último.

Entre los que lo estudiaron a lo largo de su vida, y lo estudian también tras su muerte, hay varias sociedades que siguen sus enseñanzas. Podemos encontrar a gente como el pintor Austin Osman Spare; el director de cine y escritor Kenneth Anger; Jimmy Page, guitarrista de Led Zeppelin, quien adquirió durante una temporada la casa de Crowley en Escocia y, donde se dice que vivió episodios fatídicos; el escritor Paulo Coelho y el cantautor brasileño Raul Seixas o los mismos The Beatles. Asimismo, su vida y obra también influyeron a personajes como Anton Szandor LaVey y un sinfín de ocultistas y satanistas, entre otros.

Al final de su vida, Aleister Crowley estaba en bancarrota. Murió en una casa de huéspedes en Hastings Sussex, Inglaterra en  1947, atacado por el asma que padeció a lo largo de su vida, intensificándose en sus últimos años, en los cuales se había dedicado a la publicación de sus libros y a soñar con el establecimiento de la Ley de Thelema en el mundo.

Fuente: http://www.losojosdehipatia.com.es

Anuncios