Etiquetas

, , , , ,

Por @virginiaescobar

En la magia, trabajamos con lo que comúnmente se denomina “herramientas”, instrumentos que simbolizan la energía de un elemento específico. Se suelen colocar sobre los altares mágicos para utilizarlos durante las prácticas de la magia. En conjunto, simbolizan el equilibrio y la totalidad. Se pueden usar para dirigir las energías mágicas o para bendecir a personas, objetos o espíritus. Pero también pueden utilizarse como instrumentos de defensa para protegerse o expulsar a los espíritus, las energías o las manifestaciones negativas, dirigiendo sus energías ascendentes hacia esos intrusos.

Muchas de nuestras herramientas actuales llegaron a la magia durante la época medieval, a través de los contactos que los brujos mantenían con los magos ceremoniales. Otros objetos proceden de los mitos y las leyendas de los primeros pobladores europeos; un ejemplo de esto sería el martillo, adoptado en muchas tradiciones nórdicas por su asociación con el dios Thor.

En el culto pagano, algunas herramientas resultan más familiares que otras; por ello, algunos iniciados en estos ritos suelen utilizarlas aunque en sus tradiciones se prefieran otras. Para realizar magia natural no es esencial disponer de un instrumental completo de objetos mágicos, pero puede resultar de ayuda; si continúa estudiando este Arte, encontrará numerosas referencias a ellos.

No debemos olvidar que, en el ámbito de la magia, estas herramientas no son más que meros catalizadores de nuestros propios poderes. Actúan como una extensión de nuestras energías y sólo pueden funcionar de este modo, ya que sus poderes mágicos son mínimos. Solamente presentan ciertas afinidades con un determinado elemento, así como un nivel vibratorio compatible con nuestras propias vibraciones interiores. La conjunción de ambos factores determinará el mayor o menor grado de efectividad de una de estas herramientas. Para saber si uno de estos objetos es válido para usted, debe sujetarlo suavemente y dejar que su ser interior se comunique con él. A través de este contacto debe ser capaz de intuir su grado de compatibilidad. Si escoge sabiamente uno de esos objetos, su uso reiterado permitirá una sintonización cada vez más perfecta entre la herramienta y sus patrones personales de energía, convirtiéndose así en un eficaz aliado de sus prácticas mágicas, tal vez ya para el resto de su vida.

No es conveniente precipitarse y gastar grandes sumas de dinero para recopilar objetos mágicos. Si siente que necesita algo que le ayude a dirigir sus energías ascendentes, bastará con una simple vara que puede conseguir paseando por un parque, por un bosque o cogiendo una rama caída de un árbol de su jardín que sienta próximo a usted.

Fuente: WiccaSpain

 

Anuncios