Etiquetas

, , , ,

Por @hijadelaluna26

Hécate es una de las diosas más arcaicas y misteriosas dentro de su mitología.

Aunque no fue una diosa griega de nacimiento, esta cultura la adopto gracias a sus apariciones en diversos mitos de esta civilización, siendo la más famosa aquella donde hace el papel de ayudante de Perséfone y consejera de Hades; de esta historia se desprende la idea de que Hécate es la guardiana de las llaves del inframundo.

Hécate es una diosa ctonica preolímpica, entendiendo por ctonico  “todo aquello que viene de la tierra o es de la tierra”. Las deidades ctonicas o telúricas son aquellas que habitan el inframundo en oposición a otras deidades celestes.

No existe registro que asegure de donde vino la Señora de la Medianoche, como también se le conoce, pero su existencia se confirma a través de la historia apareciendo en diversos mitos, poemas y hasta en los Papiros Mágicos Griegos. Su lugar de mayor culto estaba ubicado en Lagina, Turquía aunque también fue muy adorada en la Península de los Balcanes (Turquía, Grecia, Bulgaria) y su día festivo es el 13 de Agosto.

En las religiones paganas es considerada una diosa de la Hechicería y la Magia Ceremonial, pero sobretodo en la Wicca es considerada una de sus principales fuentes evocadoras siendo invocada por grandes brujas, magos y nicromantes en diversos rituales de Alta Magia. Es también la diosa de la Luna Negra, periodo vacío y transmutador entre la luna menguante y la luna creciente.  Es la madre de todos los encantamientos y hechiceras, es la Madre Terrible que actúa desde las profundidades de la psique (según Jung).

La figura de Hécate siguió estando asociada a la brujería mucho después de la desaparición de la Grecia Clásica y el Imperio Romano y es por eso que el cristianismo rodeó la figura de Hécate de un aura maléfica y connotaciones negativas, a menudo asociándola al diablo.

Resulta importante aclarar que si bien desde la Grecia helenística Hécate estaba asociada a la oscuridad, la hechicería y la muerte, no podemos ver estos atributos desde un punto de vista cristiano, pues entre las culturas paganas tanto el inframundo como la muerte, o la brujería, estaban exentos de las connotaciones maléficas que recibieron posteriormente, poseyendo un carácter, aunque sobrenatural, mucho más neutral, lejano a la concepción del bien y el mal cristiana.

Hécate es una diosa de carácter dual, es decir, si es invocada hacia la luz, luz brindara toda su luz y si es invocada hacia la oscuridad no dudara en mostrar cuan oscura puede ser. Así que ¡Ten cuidado! El trabajo con Hécate lleva una advertencia: es muy poderoso y no debe tomarse a la ligera, porque tu vida podría cambiar de forma muy drástica. 

Anuncios