Etiquetas

, , ,

Por @bibliotecawiccana_

La wicca tiene sus orígenes conocidos y documentados a partir del Neolítico, y; aunque no existe una fuente exhaustiva de la antigüedad de la misma, de lo que sí está segura la historia de la humanidad es que la wicca existe desde hace miles de años. Y fueron muchos los hombres y mujeres de todos los tiempos (grandes sabios) que se atrevieron a osar en los misterios ocultos del cosmos y la magia. No fueron hombres o mujeres distintos, sino osados que retaron a la naturaleza aplicando la ciencia y el dogma en su justo equilibrio, y muchas veces adelantados a su época.

Hoy les hablare de uno de estos sabios. Cornelius Agrippa De Nettesheim (1486-1533) según Agrippa la magia se basa en tres disciplinas: la física de condición terrena, las matemáticas que son celestiales y la teología que es la ciencia de los arquetipos, por el estudio de la naturaleza llego a conocer las piedras, y por el estudio de las piedras descubriría la esencia de las estrellas. El estudio de los planetas lo llevara al conocimiento de lo absoluto y de los cuatro elementos, fuego, tierra, agua y aire que están mezclados aquí abajo, y existen también en las estrellas pero en estado puro. La observación de las leyes naturales, lanzadas por analogía y correspondencia de una parte, en los principios de la afinidad, y enemistad de la otra otorga al adepto la omnipotencia mágica.

En el arte de los talismanes y amuletos, que resulta inseparable de la ciencia de los números, Agrippa desarrolla este tema en su famosa “Filosofía Oculta”. En el plano iniciático, Cornellius había fundado en el comienzo del siglo XVI una comunidad de magos que congrego a los alquimistas, científicos y teósofos más destacados de la época. Adicionalmente Agrippa fue médico, abogado, teólogo, escritor (tiene varios libros de su autoría) y por supuesto mago. En su obra principal, “De Occulta Philosophia”, recogió todo el conocimiento medieval sobre magia, astrología, alquimia, medicina y filosofía natural y lo respaldo teóricamente, sus ideas y dedicación al estudio de las ciencias ocultas, le obligo a vivir en un constante éxodo al ser perseguido en varios países, durante su peregrinaje, por Alemania, Francia e Italia, trabajo como teólogo, abogado, físico, médico y soldado y fue considerado por muchos como el fundador de la filosofía ocultista y príncipe de magos. Y según decía, tomando como base, los antiguos escritos era capaz de revivir a los muertos.

Bibliografía:

Portal Martinista del Guajiro (Los grandes sabios)

Historia y orígenes de la Wicca (MiaPic)

Portal Narradores del misterio

Anuncios