Etiquetas

, , , , , ,

@karembarratt

 

seven_pentacles

 

Bueno, aquí se ha equilibrado un poco la vida. Hemos entrado en una rutina productiva, con trabajo/labor constante (y hasta agotador) y estabilidad en nuestras finanzas. Vamos más bien que mal en los estudios, los proyectos siguen cristalizándose, aunque algunos quizás no del todo como los imaginamos y nuestras relaciones familiares y amistosas parecen ir bien, a lo mejor sin grandes eventos, ni profundos momentos filosóficos, pero (con alguna excepción) tampoco con tragedias griegas. Y le estamos echando pichón a todo, dando le mejor de nosotros.

Ujum.

A que ya están viendo el “pero” que avecina, ¿no?

La imagen tradicional del Siete de monedas es la de un trabajador/a del campo, observando el fruto de su esfuerzo, de manera pensativa. El significado tradicional incluye una pausa, para ver lo que hemos ganado hasta ahora y decidir si vamos por el camino correcto. También una advertencia, sobre una posibilidad de que se estén aprovechando de nosotros (o al revés). Es estos tiempos modernos podemos agregar la idea de inicios de estrés al significado de la carta, y una necesidad de descansar y relajarnos, para no “quemarnos”, como dirían los gringos, con tanta actividad.

Si detallamos más al Siete de monedas, podemos ver una necesidad de tomar decisiones. En la vida de cada persona hay un momento en que debe determinar si sigue por el camino en que va, ya sea por el tiempo, dinero o esfuerzo que ha puesto en él, o por las expectativas que familiares, e incluso instituciones tienen sobre dicho camino. Y cada uno debe encontrar el valor para decir: “si, sigo”, “o, no, hasta aquí llego”. Y eso inspira temor. Especialmente si se ha pasado por la etapa del Cinco de Monedas. Entonces hay que decidir que nos hace más felices: ver un proyecto inicial acabado -así ya no despierte la misma pasión en nosotros- y satisfacer a otros, o, arriesgarnos a comenzar algo nuevo, tal vez teniendo disgustos y peleas con seres querido o incluso problemas legales o laborales con instituciones, porque lo que deseamos es encontrar algo que nos llene, aunque es posible que en ese momento no tengamos ni idea de que puede ser ese algo. O tal vez sí. Visto así, el Siete puede indicar un cambio de actividad laboral, de estudios o entrenamiento, de vivienda y, llevado al extremo, de rompimiento de ciertos lazos familiares.

¿Recuerdas la advertencia de que se pueden estar aprovechando de nosotros? Esto es un llamado a valorarnos. Como vemos en la imagen, este trabajador/a no es un aprendiz. Puede que no sea un experto, pero sabe lo suficiente sobre su oficio para habar producido esa cosecha. Aquí viene de nuevo la idea del miedo: la aprensión a pedir la remuneración que nos toca, no vaya a ser que perdamos la estabilidad lograda. Quizás las circunstancias dicten que no es el momento, pero si es posible, hay que arriesgarse, exponer con claridad y orgullo nuestro aporte y negociar. No hay garantías que se de en ese lapso, pero al enfrentar con seguridad a los superiores, les daremos a entender que nos somos ningunos tontos: que estamos claro lo que valemos y si ellos no pueden (o no quieren) dárnoslo, pues comenzaremos, como quien no quiere la cosa, a buscar otras oportunidades. Nunca dejemos que la experiencia del Cinco de monedas nos detenga a exigir y a buscar una mejor calidad de vida, más acorde con quien somos en verdad.

Antes de terminar con este aspecto de la carta, recordemos que el Tarot nos pone en ambos lados de la situación. Asegúrate que no seas tú el que se esté aprovechando de otro. Siempre encontramos excusas, pero si abrimos el corazón y la honestidad que hay en este, veremos qué tan justos estamos siendo. Y si hemos cometido un error, pues seamos lo suficientemente valiente (de nuevo esa palabra) para corregirlo, así eso significa tener un poco menos de ganancia.

La siguiente interpretación es muy mía, pero la voy a compartir igual. Yo veo esta carta como un posible rompimiento de una pareja establecida (si no son esposos legales, al menos viven juntos), posiblemente por abuso, más mental/verbal que físico (aunque no descarto esto del todo) de unas de las partes. Hay burla sobre el físico, la situación monetaria y hasta las capacidades mentales de la víctima. Con el Siete de monedas viene un despertar de la autoestima y la victima dice “basta ya”. Una vez que lo dice, pueden pasar varias cosas: que la pareja trate de arreglar el conflicto, con o sin la ayuda de un especialista; que la víctima se vaya; o que el victimario sea echado del hogar.

El Siete de monedas tiene otro significado más positivo. Cierto, estamos trabajando como una mula egipcia, pero vamos por buen camino. Así que uno de los mensajes es: no te rindas. Ve lo que has logrado hasta ahora y tómalo como inspiración. Cosas buenas vienen, pero necesitas más paciencia (la paciencia es una de las energías claves de las monedas). Piensa con cuidado tu próxima jugada y si eres de índole espiritual, este es buen momento para conectarte con tus guías invisibles -y consultar a los visibles, como maestros, superiores y personas mayores.

 

Tarot-Terapia.

Un buen ejercicio para esta carta es hacer una lista de todos tus logros, habilidades, talentos, experiencias/lecciones y ver si ellas te están ayudando en tus metas. Si la respuesta es “no”, examina las metas y decide cuan apasionada estas con ella (del 0 al 10). Si obtienes menos de 5, quizás es hora de buscar otras metas o modificarlas. Si obtienes del 5 a 10, decide que necesitas (estudios, dinero, experiencia, cualidades como paciencia o trabajo duro) cultivar para llegar a ellas de la manera más positiva posible. Luego haz una lista de temores que hacer estos cambios te inspiran y por cada uno, escribe una posible solución, así sea que, en estos momentos, no la tengas a la mano.

Anuncios