Etiquetas

, , , , , , ,

@karembarratt

6 of Pentacles

Esta es la carta de la caballería, del super héroe, del hermano mayor que nos salva del guapetón de barrio. Después de todos los pesares del Cinco de Monedas, el Seis es la luz al final del túnel. Tradicionalmente muestra la imagen de un hombre, pareciera que de negocios, otorgando dinero a otras personas, a veces arrodilladas, como mendingando ayuda. El hombre va bien vestido y en una mano sostiene una escala o pesa romana, como las que sostiene la imagen de la Justicia. En algunos mazos muestra un rostro sereno, pero neutro y en otros su expresión es más amable y gentil. El significado original del Seis de monedas es el de entrada o ayuda monetaria; una persona o institución que tiende la mano, un buen consejo o ayuda, que podría venir de un profesional de las finanzas, la medicina, el hogar (construcción/decoración) o familiar acomodado.

Analicemos un poco más la carta, comenzando por las pesas. Por un lado, son otra versión del dos de monedas: un momento en que tenemos que sopesar y decidir entre dos opciones, ver los pros y contras de una situación en particular en la esfera del dinero, teniendo siempre presente que a veces se está arriba y a veces abajo. Por el otro, esas pesas son típicas de mercaderes o prestamistas, así que pueden indicar que si recibimos la ayuda no va a ser así, de gratis. O por si el contrario, somos los que damos la ayuda, busquemos manera de protegernos de posibles pérdidas. El sentido de la justicia debe estar presente en la situación: lo que es justo para mí y lo que es justo para el otro. Es por ello por lo que la carta advierte tener cuidado a quien se le pide ayuda y a quien se le da. Debemos confiar que son personas honestas, que no abusarán de nosotros, ya sea de nuestra necesidad (así que hay que controlar la desesperación) o buena fe (ojo de águila a la hora de sacar a “amigos” de apuros económicos.)

Algo que me llama la atención de esta carta es la cara del hombre rico. Es posible que no sea muy expresivo en ciertos mazos, pero hay algo en el que habla de bondad, generosidad e incluso sentido de responsabilidad hacia la necesidad de los otros. El Seis de moneda habla mucho del dar, pero del dar desde la alegría y la conexión con quienes nos rodean. El mercader no parece crecer mejor que los pobres: esto no es un acto de caridad por el que dirán, por quedar bien con un grupo de personas. La carta parece indicar que están fuera del pueblo, como si le hombre rico hubiera ido a las partes más necesitadas y no que estuviera repartiendo el dinero en los lugares públicos de la ciudad, en donde lo verían su grupo de amigos y asociados. Es un buen recordatorio de hacer el bien desde el corazón y, a menos que sea para ayudar la causa, no hablar, y mucho menos vanagloriarnos de las cosas buenas que hacemos por los demás.

Ahora, si somos las personas recibiendo la ayuda, pues esta carta es definitivamente buenas noticias. Nos pide mantener la fe de que las cosas se arreglarán, de que nos estamos solos y mantener los ojos abiertos a las oportunidades y actuar rápidamente una vez que las vemos. La carta también puede indicar un cierto karma: que recibiremos lo que merecemos. Y esto es importante recordar si estamos en la etapa del Cinco de monedas. Todo lo que enviamos se nos regresa, así que si nos dejamos llevar por las malas circunstancias y nos llenamos de envidia, hacemos tratos sucios o deseamos mal a otros, quizás no recibamos tanto en el etapa del Seis de monedas (de cosas buenas, claro), mientras que si logramos ser lo mejor de nosotros mismos (con sus altibajos, obviamente, que nadie es perfecto), todo lo bueno que hicimos, a nivel físico, espiritual y mental se nos puede regresar con creces con la llegada del Seis de monedas.

Anuncios