Etiquetas

, ,

Imagen relacionada

Los nacidos el 28 de agosto son elocuentes y dados a la palabra hablada y escrita.

También son convincentes: saben cómo hacer que otros reflexionen sobre lo que dicen, admiren lo que hacen y coincidan con sus ideas.

Son las personas idóneas para debatir, ya que sus razonamientos son estudiados cuidadosamente  para dar el mejor concepto y convencen a otros de manera práctica y rápida.

Sienten que este don debe ser puesto al servicio de una causa o idea que valga la pena. Cuando lo consiguen, no se detienen en la búsqueda de hacer realidad su ideal y siente gran frustración si se les lleva la contraria.

A menudo están tan convencidos de que lo que hacen es correcto, que malinterpretan las necesidades y deseos de los que los rodean, por lo que es posible que los amigos, familiares y público en general coincidan con ellos en el momento de una discusión y más tarde cambien de idea o, peor aún, se olviden por completo del asunto.

En su misión de vida se encuentra poner en práctica para sí mismos, los conceptos e ideas brillantes que adquieren durante su vida, pues tienden a aconsejar a otros, haciendo que estos consigan sus ideales, realicen sus proyectos, pero cuando se trata de ellos, lo dejan para después o siempre falta algo, como excusa, para emprender.

Son excelentes psicólogos, sacerdotes, asistentes sociales o políticos. En consecuencia, tienen una gran responsabilidad social, familiar o cívica, y han de procurar no influir demasiado en los demás.

En su parte negativa, como son muy persuasivos, pueden manejar la mentira a tal punto de envolver a otros y estafarlos.

Les conviene cultivar la tolerancia y el respeto por los sentimientos ajenos. @addais

Anuncios