Etiquetas

, , , , ,

@karembarratt

QueenCupsLarge

 

En lo mental: hay que estar mentalmente preparado para que no todo sea como se imagina. La Torre. Es tiempo de cambios y cambios que mueven el piso y destruyen las viejas estructuras. Esto incluye las estructuras mentales, las imágenes de lo que “debe ser” o “como se deben hacer las cosas.” Este proceso es algo nuevo que casi nadie ha experimentado antes en nuestro país y cada uno puede tener una idea diferente de la manera en que se debe realizar o lo que debe dar por resultado. Y no todos van a quedar necesariamente complacidos. Así que prepárate mentalmente para cosas que a lo mejor no van con tus ideas; con la posibilidad de desacuerdos y con la certeza de que, no importa lo que pase, el cambio no será ni fácil ni en total paz.

En lo emocional. Paje de Copas. A pesar de lo que acabo de decir sobre la Torre, el Paje de pide que encuentres la inocencia del chico dentro de ti, que ve las cosas sin prejuicios y con sana curiosidad, abierto a todas las posibilidades. Trata de mantener las emociones como un pozo tranquilo, sin dejarte llevar por grandes expectativas o grades miedos o rabias. Respira. De todo lo que está pasando, lo único que puedes controlar es como reacciones a tus emociones. Así que si sientes que todo lo que esté ocurriendo u ocurra mañana te está desestabilizando, respira. Piensa en conejitos en la pradera. Cada vez que venga una emoción exagerada o un pensamiento negativo, dile “gracias” y enfócate en la imagen de conejitos en la pradera, o un lago convulsionado que, con cada respiración profunda, se va tranquilizando, hasta quedar placido, como un espejo. Ya tu hiciste lo tuyo. Lo demás está en manos de los encargados y del destino.

En lo espiritual: Reina de Copas. Conéctate con el sagrado femenino, sea una virgen, una diosa, una ninfa, un animal tótem femenino. Colócate en su paz y en la fe que te inspira, para que te sostenga en estos momentos. Enciende una vela rosa o blanca y perfúmala con agua/perfume de rosas o flores. Medita o reza con el aspecto femenino de la Divinidad. Entrégale tus emociones y esperanzas, confiésale tus dudas y miedos, pero también tu visión del futuro que quieres. Pídele consejo sobre que hacer y cómo reaccionar con lo que sea que futuro traiga. Pídele la paz interna que te ayude a estar en el ojo de huracán y no siendo una víctima del mismo. Se a tu vez la representación del sagrado femenino (seas hombre o mujer) para los demás. Ofrece un refugio de esperanza y tranquilidad, comparte una comida en familia, tranquiliza a los nerviosos -siempre desde la quietud del lago placido, evitando las grandes emociones de un lado u otro.

 

Hay dos cartas de agua en esta lectura y aunque suene a disco rayado, hay que tener mucho cuidado con el manejo de las emociones, porque la presencia de la Torre indica que, si no se tiene cuidado, se pueden tornar violentas. No es que te “las comas”, al contrario, pero exprésalas de manera segura (bate y cama con eso si son violentas, conversación, escritura, canciones) y luego busca lo más rápido calmarte. Así que ten té de manzanilla a la mano, o calmantes naturales si es necesario. Ojo con los más chicos, ancianos vulnerables, y mascotas pequeñas, que absorben estas emociones sin que se den cuenta. Si tienes cristales trasnmutadores, como el cuarzo claro o la amatista, ponlos alrededor de la casa, en particular los aparatos de comunicación como la computadora y el teléfono. Y malaquita, úsala para manejar las emociones, colocándotela unos minutos en la frente mientras respiras profundo y tratas de relajarte. Si trabajas con chacras, sería bueno equilibrar la de la base, el corazón y la del tercer ojo.

 

Besitos y mucha paz y luz!

Anuncios