Para este día nos habla Whisper una hadita muy dulce que viene a despertar nuestro corazón de niño, pues, nos recuerda que en nuestra infancia era posible comunicarnos porque la inocencia de nuestro corazón lo permitía. Muchas veces los adultos olvidamos ese poder de la comunicación y eso hace que nos frustremos con las situaciones de la vida cotidiana que no podemos resolver porque no utilizamos las palabras para hacerlo. Cuando éramos niños hablábamos con las plantas, con la tierra, con el aire, con los animalitos, y conseguíamos respuestas, porque en nuestra inocencia no habían prejuicios para la comunicación… Y era porque nuestro corazón de niño conocía el secreto, que es el punto de unión entre todas las criaturas, la palabra mágica que no es más que el lenguaje del amor universal. Conéctate con tu niño interno y así con la magia del amor encontrarás la palabra que resolverá todo lo que hoy te causa incomodidad.

Anuncios