Etiquetas

, , , ,

sea-storm-waves-foam-sky-1080P-wallpaper@karembarratt

 

 

La verdad es que como están las cosas y como estoy yo, no he sabido que escribir excepto los poemas. Así que voy a hacer un experimento de escritura automática a ver que sale. Le pido a mis guías, a mi chispa divina, a los dioses y al Gran Misterio que me guíen.

 

Las olas del mar vienen y van, a veces con violencia, a veces con suavidad, pero nunca dejan de ser parte del mar. Es difícil entenderlo en la tormenta, cuando el mar es una bestia, listo para tragarnos. Es más fácil verlo en la calma, cuando el mar nos recibe con tranquilidad, masajeando y sanando nuestros cuerpos y mentes, ofreciéndonos sus frutos, regalándonos el oxígeno de las algas, que son las que más lo dan de toda la flora del mundo. El mar nunca deja de ser el mar. Tu patria nunca deja de ser tu patria y tus compatriotas nunca dejan de ser tus compatriotas.

En la tormenta y en la calma, todos somos el mar y todos navegamos sobre el mar. Somos naves y somos mar. Lo curios del mar es que no importa lo que pase arriba, abajo, en lo más íntimo, el mar esta calmado, en paz. Puedes luchar por tu causa en la tormenta si sabes manejar las velas de tus emociones y acciones y mantienes en la mente la calma del mar, adentro.

Ánclate cada cierto tiempo y pon tu atención al mar dentro de ti. No dejes que la violencia aparente te haga violento. Recuerda que el mar avanza a veces de un golpe, pero la mayoría de las veces, lo hace poquito a poquito. Defiéndete si, pero recuerda que tu adversario es también parte del mar, por tanto, de ti mismo, te guste o no. No tomes en tus manos lo que no es tuya. Clamas por justicia, con derecho, pero a veces te crees con derecho de tomar la justicia con tu mano, porque te hirieron y te hicieron mal. La justicia es para todos, para ti y tu adversario. No te regocijes en imágenes violentas de aparentes “justicias” hacia tu adversario. Eso te rebaja y te deshumaniza.

No hay tormenta que dure para siempre. Aprende a navegarla desde tu mejor ser. Lucha desde tu mejor ser. Ayuda desde tu mejor ser. Denuncia desde tu mejor ser. Busca justicia verdadera desde tu mejor ser. Mantén tu foco en el ancla, allá en el fondo, donde todo es tranquilo. Eso te ayudará a crear el cuerpo energético de la Venezuela que quieres ver.

Por ello no te rodees ni te regodees de imágenes violentas. Que lo que compartas sea absolutamente necesario, verdadero y con alguna misión específica. A estas alturas nada sorprende. Los golpes son los mismos, la ventana rota son las mismas, la sangre es la misma así venga de diferentes cuerpos. No necesitas verlas varias veces, estudiarlas, repetirlas. Acepta la información, toma las precauciones necesarias si te afecta de manera directa, envía amor y luz a las víctimas, honra a los héroes de manera positiva y si te es posible, brinda ayuda práctica. Pero anclada en la paz del fondo.

Crea la energía de esa Venezuela que quieres, el país aparentemente imposible, como lo fue alguna vez llegar a la luna, que cayera el muro de Berlín o que una mujer fuera electa presidente. Mantén esa imagen en tu corazón, en tu mente, en tu habla, en tu lucha y rechaza el odio hacia el enemigo. No los tienes que querer, pero no dejes que te conquisten con el odio. Se como el marinero, que, a pesar de todas las tormentas, todos los naufragio y peligros, nunca odia al mar.

 

(No he editado nada de lo que me llego, así que, si alguien se siente ofendido, acepto y honro sus sentimientos, pero no me disculpo por el mensaje llegado a mi)

Anuncios