Etiquetas

, , , , , , ,

El Calendario de Festividades Paganas señala hoy la Fiesta de las Runas. Odín fue quien inventó las runas, y con ellas el primer alfabeto que utilizaron las naciones nórdicas, cuyos caracteres, que significaban misterio, al principio se utilizaron para la adivinación y los conjuros más poderosos, aunque posteriormente sirvieron para hacer las inscripciones. Ya que la sabiduría podía ser obtenida sólo a costa de sacrificio, el mismo Odín relata que estuvo suspendido nueve días y noches del árbol sagrado Yggdrasil, contemplando las inconmensurables profundidades de Niflheim, sumergido en profundos pensamientos, llegando a herirse a sí mismo con su lanza, antes de adquirir el conocimiento que deseaba.

“Sé que colgué del árbol azotado por el viento nueve noches completas, atravesado por la lanza y a Odín entregado, yo mismo a mí mismo. Ningún hombre sabe de qué raíces ha nacido este árbol. No me dieron pan, ni a beber del cuerno; miraba hacia abajo; levanté las runas, las subí bramando, di de nuevo en la tierra.”

Cuando dominó completamente su conocimiento, talló runas mágicas sobre su lanza Gungnir, sobre la dentadura de su caballo Sleipnir, sobre las garras del oso y sobre otras incontables cosas animadas e inanimadas. Y ya que había permanecido suspendido sobre el abismo durante tanto tiempo, se le consideró entonces como la divinidad de los que eran condenados a ser colgados.

La magia rúnica se basa en hacer inscripciones, grabados o tatuajes con una forma predeterminada, hechos con tinta mágica o polvo arcano (según si se graba en la piel de un ser vivo, o no). Los enanos descubrieron hace tiempo que, si se usan materiales mágicos y se escribe una palabra rúnica en algo, ese algo adoptará alguna característica. Por ejemplo, si se inscribe “fuerza” en rúnico y se hace un tatuaje temporal sobre el brazo de un camarada, durante un tiempo, el tatuado recibirá un incremento a su fortaleza física. Es por eso que a la magia rúnica también se la llama magia del nombre.

Sin embargo, como toda magia, no está carente de riesgos, pues es por todos conocidos que los materiales mágicos manipulados de forma incorrecta pueden causar mutaciones, en algunos casos extremas, si la dosis aplicada en un tatuaje está por encima de lo que el tatuado puede soportar, o si el maestro de runas decide usar una cantidad excesiva de mineral arcano sin llevar las protecciones necesarias, etc. Así pues, ni siquiera esta magia, que es considerada más “estable”, está exenta de riesgos.

FUENTE: Tu salud para siempre

Anuncios