Etiquetas

, , , , , , , , ,

Repasando hace algunos días atrás textos de mis estudios formales en la Wicca me encontré con la siguiente idea:

“Una crítica general que hacen los brujos sobre el Cristianismo es que se adora una deidad masculina y se excluye a la femenina. De Hecho, esta es una de las principales razones por las que, especialmente las mujeres, abandonan el Cristianismo y retoman la vieja religión. Y todavía es una extraña paradoja que muchas, por no decir la mayor parte de todas las tradiciones de la brujería están cayendo en el mismo error, pero al revés… pretenden adorar a la Diosa e ignorar al Dios!”

Buckland, Raymond. WICCA, Prácticas y principios de la brujería.

No tuve oportunidad alguna de defenderme, he caído, al igual que muchos de mis hermanos y hermanas de la Wicca en el mismo error. Sólo me queda como defensa que las energías de la Diosa son tan adorables y maravillosas que me cuesta pensar que exista algo mejor.

Pero si algo me ha enseñado la Wicca es que en la vida cuenta más el equilibrio que cualquier otra cosa, estamos hechos de átomos positivos y negativos (aunque actualmente la ciencia nos habla de otros elementos en nuestras células), conocemos el Yin-Yang, el blanco y el negro, la luz y la oscuridad y solo podemos resaltar dos cosas:

1- La importancia de la existencia de ambos porque uno no podría existir sin el otro, por ejemplo: Para que exista la luz debe haber primero oscuridad, y viceversa. Esto no gira en quién llego primero, sino que ambos deben existir en perfecto equilibrio. Cuando la balanza se inclina enérgicamente hacia uno de los lados el caos llega irremediablemente.

Hace tiempo leí algo que me encantó en un libro del Tarot del Kama Sutra, no recuerdo las palabras textuales, pero trataban de explicar con respecto a lo masculino y lo femenino como en occidente a lo largo de la historia lo femenino lleva una connotación negativa, siempre relacionada con la perdición del alma o instrumento de pecado.

Igualmente sucede cuando se habla de materia y espíritu como entidades claramente separadas, cuando en realidad una no puede existir sin la otra, y la inclinación o preponderancia de cualquiera de las dos genera automáticamente un desequilibrio. Vemos así en lugares como la India en la que el aspecto espiritual tiende a a ser más importante que cualquier otro aspecto, dejando de lado avances tecnológicos o crecimiento económico. Por otro lado tenemos occidente, un mundo pendiente de asuntos terrenales y materiales, pero con un gran vacío espiritual.

Como decía mi abuela: “De que te sirve bañarte si tienes la mente sucia” aunque también funciona al revés: “De que te sirve rezar si no actúas”

2- La Diversidad: Con el método científico y el desarrollo de las ciencias como sinónimo de “Lo único permitido o posible” se ha buscado afanosamente “Clasificar todo”, creando divisiones que en muchos casos se consideran irremediables, y negando la individualidad para convertirla en un todo bien clasificado, pero que a su vez debe estar sometido a una fuerza mayor.

Esta explicación suena a veces confusa y complicada, pero yo lo llevaré a un ejemplo más cotidiano para explicarme mejor. Hace poco me enteré que el átomo está compuesto par “algo más” que protones y neutrones (carga positiva y negativa respectivamente). Por lo tanto la antigua clasificación de Positivo y Negativo, luz y oscuridad, Yin-Yang, activo y pasivo, centro periferia abre ahora un nuevo espacio para “algo más”.

Ese “Algo más” siempre ha existido, pero nos hemos empeñado en negarlo y tildarlo de inadaptado. En una sociedad existen hombre, mujeres y heterosexuales, en un cuarto puede haber luz, oscuridad y media luz. Usted puede ser medianamente activo o medianamente inactivo, cosa que al final es igual.

No con esto quiero decir que usted debe ser todo porque perdería su individualidad, solo que dentro de ese todo usted deberá encontrar su equilibrio natural.

“Todos tenemos atributos masculinos y femeninos. Hasta los más machos tienen aspectos femeninos, así como la mayoría de las mujeres tradicionalmente femeninas tienen aspectos masculinos.”

Buckland, Raymond. WICCA, Prácticas y principios de la brujería.

En el fondo de mi ser sé que las energías masculinas tienen su encanto, pero si quiero evolucionar hacia en entendimiento del las fuerzas del universo debe aventurarme sobre terrenos desconocidos, de modo que una vez dominadas ambas energías pueda comenzar a conocer y entender el “Algo Más”

Al igual que la ciencia al mundo espiritual le queda mucho camino por recorrer, y no puedo negar que me estoy divirtiendo mucho en este camino terrenal y espiritual. Venezuela a sido un excelente salón de clases para explorar ambos extremos, ahora entiendo porque mi alma eligió este lugar para nacer.

Anuncios